Mapa de contaminación acústica de Europa
La Agencia Europea de Medio Ambiente (EEA), con el apoyo del European Topic Centre on Land Use and Spatial Information (ETC LUSI), han desarrollado con éxito el primer mapa que muestra la exposición al ruido a nivel europeo, para hacernos ver hasta qué punto los europeos estamos expuestos a una más que excesiva contaminación acústica en la mayoría de las ocasiones.

Encontramos ruidos en cada momento del día, está en todas partes y por ello se está estudiando actualmente la relación que pueda haber entre la contaminación acústica y la contaminación ambiental para, de esta manera, poder definir los factores clave, que en la actualidad se desconocen y subestiman, que pueden provocar graves consecuencias para la salud de los ciudadanos, pues, una exposición prolongada a niveles de ruidos, aunque estén considerados bajos, puede comportar problemas serios de hipertensión y disfunción del sueño.

El visor NOISE (Noise Observation and Information Service for Europe) muestra el número de personas expuestas al ruido provocado por el tránsito aéreo, el tránsito ferroviario y el rodado en Europa y también en 102 aglomeraciones de más de 250.000 habitantes. En la actualidad contiene datos relativos a los mapas estratégicos de ruido enviados por los Estados miembros conformes con la Directiva Europea 2002/49/CE sobre la evaluación y gestión del ruido ambiental.

En un primer contacto, el mapa europeo de exposición al ruido nos revela que la mitad de la población de las zonas urbanas de más de 250.000 habitantes está preocupantemente expuesta, debido al tráfico de vehículos, a niveles de ruido superiores a los 55 decibelios. Con la mitad de la población en zonas urbanas nos estamos refiriendo a más de 41 millones de personas.

La Directiva del Ruido Ambiental, adoptada en el año 2002, pretende controlar la exposición al ruido, centrándose además, en las áreas urbanas y determinando al mismo tiempo las áreas de tranquilidad, ya sea en el interior, en zonas urbanas o en áreas rurales. También regula las condiciones óptimas que se han de dar en las zonas cercanas a las escuelas, hospitales y otros edificios y áreas consideradas especialmente sensibles al ruido ambiente. De todas maneras, esta directiva deja de lado los ruidos relacionados con las molestias que puedan causar vecinos o por actividades domésticas, o bien, ruido al que se está expuesto en los puestos de trabajo o en ocasiones, en el ámbito del transporte público, que en numerosas ocasiones son los problemas de contaminación acústica que las administraciones locales tienen que solucionar.

Con los datos que han sido recopilados por parte de los Estados de la EEA se ha desarrollado el servicio paneuropeo que es accesible desde esta web: http://noise.eionet.europa.eu.

Mapa de contaminación acústica de Europa