Mareas negras
Se denomina “marea negra” a la masa de petróleo vertida al mar, con forma de mancha, de gran extensión, que pone en peligro la fauna y la flora del mar. Además su dispersión alcanza costas y playas, lo cual se convierte en una de las formas de contaminación más graves.

Los efectos negativos de los vertidos de petróleo son: carencia de oxigenación, a causa de la película de petróleo que flota encima del mar; muerte de organismos marinos a causa de la toxicidad directa; desestabilización de la flotabilidad; pérdida del poder termoaislante de los animales provocada por la impregnación de las plumas y el pelo.

La evolución de una mancha de petróleo responde a unos parámetros comunes: los elementos más volátiles se evaporan durante el primer día; una parte reducida se disuelve i la pueden asimilar los organismos; la parte más hidrófoba origina unas emulsiones conocidas con el nombre de “mousse de chocolate”, que más tarde se oxida; una parte precipita al fondo con los sedimentos y queda enterrada; una parte es degradada por microorganismos presentes al mar.

Para minimizar el impacto ambiental se recurren a diferentes métodos: la recogida mecánica; la combustión (aunque es el menos indicado porque provoca una contaminación atmosférica intensa); el vertido de detergente para hacer posible la dispersión del crudo; provocando el hundimiento del crudo, favoreciendo la integración en el sedimento; favoreciendo la acción de determinados microorganismos que degraden los componentes del petróleo subministrándoles el alimento que necesiten para crecer.