Más calor: más arañas que buscan el frescor de las casas
Los animales, cuando hace calor, buscan lugares frescos. Más aún los insectos de sangre fría, que regulan su temperatura interna ayudándose de las condiciones externas. Además, los insectos, si hay calor extremo, se desarrollan más rápido.

La araña reclusa café, una de las más peligrosas, busca refugio dentro de las casas. Las altas temperaturas y la sequía tienen como consecuencia un aumento en la población de estas arañas. Se pueden confundir con arañas domésticas, pero son mucho más peligrosas: el veneno de una reclusa café puede causar irritación en la piel, lesiones y, en el peor de los casos, la muerte.

Todas las arañas sueltan veneno, pero solo unas pocas pueden ser realmente peligrosas para los seres humanos. Una de ellas, es la reclusa café. Es pequeña, su color es café claro y tiene un punto oscuro con forma de violín en su cuerpo.

No es fácil verlas a la luz del día. Como bien señala su nombre, se recluyen: se esconden en los rincones de las casas o en cajas y en habitaciones oscuras y frescas.

Es importante señalar que las arañas rehúyen a las personas, no les muerden porque no constituyen una de sus fuentes de alimento. Sólo morderá para defenderse.

Si llega el caso, su mordedura, en principio, no parece gran cosa. Incluso puede no doler. Pero entre tres y ocho horas después, la mordedura se empieza a hinchar, se enrojece y se sensibiliza al tacto. En el 95 % de los casos, la irritación termina ahí y la picadura se cura con el paso de los días. Pero, en unos pocos casos, en niños o adultos alérgicos al veneno de las arañas, puede causar la muerte. Para curarse en salud, es preferible recibir atención médica inmediatamente después de una mordedura, para cerciorarse de que no se es alérgico.

Las arañas reclusas café se concentran en el medio oeste y en las regiones del centro sur de Estados Unidos.