¿Más cerca de un acuerdo global?: EEUU y China reducirán las emisiones
La Planes de reducción de CO2 que han anunciado Estados Unidos y China parecen ser la continuación de aquel bonito discurso que hicieron a principios de año. Entonces se prometió ser más transparentes a la hora de compartir información sobre sus planes y ayudar a lograr el reto de la próxima cumbre climática, que se celebrará en París en 2015.

Hablaron de resultados concretos, y aquí está la decisión de lograrlos, con anuncios de recortes. No sabemos hasta qué punto se llevarán a cabo, porque son realmente ambiciosos y lo cierto es que todavía no se ha pasado del dicho al hecho. Sin embargo, de empezar a aplicarse, sin duda mejorarían las expectativas de un tratado que reemplace al Protocolo de Kioto, único pacto internacional sobre el cambio climático.

Combatir el cambio climático

Barack Obama anunció bajar las emisiones en 30 por ciento para 2030 en las centrales termoeléctricas del país, un plan que afectará a 1.600 plantas y es la más ambicioso hasta la fecha, con el objetivo de reducir las emisiones. Se trata de una medida controvertida, a la que se oponen grupos económicos y congresistas republicanos.

¿Más cerca de un acuerdo global?: EEUU y China reducirán las emisiones
China, por su parte, anunció su intención de limitar las emisiones a partir de 2016, fecha en la que entrará en vigor un plan de control de las emisiones de carbono de cinco años de duración. No se precisó cuál sería el límite, pero se avanzó que su porcentaje no se establecería en función del crecimiento económico, como venía haciéndose hasta ahora.

Ya en fase previa de reuniones preparatorias, como la que se está celebrando esta semana en Bonn, el mundo deberá volver a intentar llegar a un acuerdo global para combatir el cambio climático de manera efectiva. Dentro del marco de la COP 21, China y Estados Unidos han anunciado por primera vez radicales planes de reducción que alimentan la esperanza de una negociación exitosa. Aún así, falta tanto por recorrer que sería prematuro ser optimistas.