Massachusetts quiere prohibir el fracking por los terremotos
El Estado de Massachusetts, en Estados Unidos, quiere prohibir la fracturación hidráulica, al menos, durante diez años. Así lo ha planteado la Comisión Mixta de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Agricultura, que aprobó un proyecto de ley. Además, se prohibiría el vertido de aguas residuales provenientes del fracking en el estado.

No es uno de los Estados con más reservas de gas de esquisto, pero podría haber cierta cantidad en el oeste de Massachusetts. En Estados Unidos hay una preocupación cada vez mayor por esta técnica de extracción de hidrocarburos. En el Estado colindante, Nueva York, hay planeados proyectos de fracking a gran escala. Massachusetts no quiere convertirse en el vertedero de sus aguas residuales y tóxicas.

Si el proceso legislativo sigue adelante y el gobernador Deval Patrick acaba firmando el decreto, Massachusetts se convertiría en el segundo Estado del país en prohibir la fractura hidráulica. Vermont ya lo hizo el año pasado, aunque no parece que haya mucho gas de esquisto en la región. Más vale prevenir.

Massachusetts ha aprobado este proyecto de ley después de que se hayan producido algunos seísmos en Texas, al parecer, causados por el fracking. El objetivo principal de la iniciativa es conservar en las mejores condiciones el agua potable de Massachusetts. No quieren agua contaminada y sí garantizar la salud y la prosperidad de las comunidades, según ha afirmado uno de los impulsores de la legislación.

En Texas, los seísmos continúan

Massachusetts quiere prohibir el fracking por los terremotos
En Texas, se produjo un seísmo de magnitud 3,6, uno de los más intensos de los 16 que se han dado en las últimas tres semanas. De acuerdo con ciudadanos y expertos, los terremotos han sido causados por el uso de la técnica de fractura hidráulica que se aplica para extraer gas. Los temblores no han causado heridos, pero los ciudadanos, no sólo de Texas, sino también de otras zonas, ya no se fían de una técnica tan peligrosa.

Mientras, en España, a pesar de que continúan los terremotos por el proyecto Castor, el Gobierno allana el camino para que las empresas consigan los permisos necesarios para comenzar a perforar en busca de gas pizarra cuanto antes.