La mayor acidificación de los océanos desde hace 300 millones de años
Los océanos del planeta tienen el nivel más alto de acidez desde hace más de 300 millones de año. La causa son las emisiones de dióxido de carbono procedentes de la quema de combustibles fósiles. El resultado puede ser una extinción masiva de especies clave, advierten los científicos.

Un estudio internacional que ha analizado el estado de los océanos ha encontrado que la pesca excesiva y la contaminación también contribuyen a este empeoramiento ambiental de los océanos. A la postre, dicha crisis afecta al ser humano, ya que miles de millones de personas dependen de los recursos marinos para su alimentación y sustento.

Científicos del Programa Internacional sobre el Estado de los Océanos (IPSO, por sus siglas en inglés) señalan en su informe que la acidificación no tiene precedentes en la historia conocida de la Tierra y que es territorio desconocido de cambios en el ecosistema marino.

La próxima extinción masiva ha comenzado

Alex Rogers, profesor de Biología en la Universidad de Oxford, señala que los cambios se están produciendo mucho más rápido de lo que se pensaba y va a ser una alteración mayor y más rápida. En especial, los corales están en grave riesgo. El aumento de la acidez disuelve los esqueletos de carbonato de calcio que forman la estructura de los arrecifes, mientras que el aumento de la temperatura lleva a la decoloración en los corales, que pierden las algas simbióticas de las que dependen para vivir.

La mayor acidificación de los océanos desde hace 300 millones de años
El informe da un tirón de orejas a los Gobiernos, asegurando que no hacen lo suficiente para frenar las emisiones de carbono y que, a causa de ello, muchos arrecifes del mundo desaparecerán. Además, este proceso continuará durante décadas, pues hay un lapso de tiempo entre el carbono que se emite y los efectos sobre los mares.

Los corales son vitales para la salud de las pesquerías, ya que sirven como criaderos para los peces y especies más pequeñas, a su vez, son el alimento de los más grandes.

Como sumideros de carbono y porque absorben el calor de la atmósfera, los océanos han protegido a los seres humanos del calentamiento global. Se ha frenado, en una palabra, el ritmo del cambio climático en la tierra. Pero sus efectos sobre la vida marina son muy graves y perdurarán en el tiempo.