El mayor glaciar de Yosemite va a desaparecer
El Parque Nacional Yosemite, en Estados Unidos, es una de las reservas naturales más importantes del país. Según un estudio de un grupo de geólogos, el glaciar más grande del parque desaparecerá debido al calentamiento global. Greg Stock, geólogo del parque, encontró que el glaciar Lyell había disminuido desde su última visita, un año antes. Esta tendencia comenzó hace más de un siglo.

El glaciar Lyell ha perdido un 62% de su masa y 120 metros verticales de hielo en el último siglo. Stock asegura que en 20 años no existirá. Sólo se verán rocas. Nada de hielo.

Las montañas de Sierra Nevada tienen un centenar de glaciares. Dos de ellos están en el Parque Yosemite. La disminución de los glaciares ocurre en toda la Sierra y en todo el mundo. El hielo desaparece del planeta y los ecosistemas adyacentes se ven alterados: arroyos, antes perennes por el hielo derretido, desaparecen.

Andrew Fuente, profesor de Geología y Geografía en la Universidad Estatal de Portland, Oregon, es muy pesimista al respecto: es el principio del fin, asegura.

Si la cantidad de dióxido de carbono continúa aumentando, el hielo desaparecerá de la Tierra, según un estudio realizado por Ken MacLeod, profesor de ciencias geológicas en la Universidad de Missouri y publicado en la revista Geology. La investigación ha sido realizada por científicos de la NASA, el Servicio Geológico de Estados Unidos y la Universidad de California y sugiere que la contaminación industrial (el hollín o carbono negro, en especial) está causando que la nieve y el hielo se derritan más rápido.

Los arroyos de la zona pueden desaparecer también

El mayor glaciar de Yosemite va a desaparecer
Otro glaciar de Yosemite, llamado Maclure, también se reduce. Pero, al menos, se mueve, aunque sólo una pulgada cada día. Por definición, un glaciar ha de moverse. El glaciar Lyell, sin embargo, ni siquiera se mueve ya. Esta parálisis es una prueba de que se está muriendo. Según los investigadores, hace una década que dejó de moverse.

A los científicos les preocupan especialmente los ríos y arroyos de la región. Después de dos años de sequía, muchos se han quedado secos y no pueden nutrir las praderas cercanas. Precisamente los arroyos que dependen de los glaciares resisten mejor las sequías. Cuando los glaciares desaparezcan, no habrá un suministro constante de agua. Animales y plantas dependen de estos arroyos y, por tanto, también de los glaciares.