McDonald’s y la soja amazónica
En el post titulado “El bosque tropical amazónico” ya expliqué la importancia que tiene este pulmón verde del planeta, hogar de tribus indígenas y de tantas especies animales y vegetales. También adelanté datos sobre los peligros que lo acechan.

La selva amazónica ha sido explotada desde hace muchísimos años: la tala de madera, la extracción del caucho… pero su explotación nunca había alcanzado los niveles actuales.

El cultivo de soja se ha convertido en el factor de deforestación más importante. Greenpeace señala a McDonald’s como a uno de los máximos responsables de la deforestación derivada de la soja.

La empresa Cargill, el gigante mundial en la producción de materias primas agrícolas, es la principal cultivadora de soja en el Amazonas. En España, Cargill es la segunda empresa en importación de procesado de habas de soja y la tercera en importación de harina de soja.

Cargill suministra a McDonald’s la soja que se utiliza en la fabricación de piensos para sus pollos y terneras. Este punto ha sido demostrado por Greenpeace en varios informes, a pesar de que McDonald’s afirma que “la conservación de la selva tropical es una prioridad máxima” y que están “comprometidos con el establecimiento y aplicación de prácticas medioambientales responsables”.

Greenpeace ha establecido la relación entre la soja producida en el Amazonas y McDonald’s España:

• Los hacendados de estados amazónicos, como Mato Grosso, Pará, Amazonas y Rondonia, despejan áreas de selva tropical para plantar soja.
• La soja es cosechada y trasladada a silos de grano cercanos; allí se carga en balsas o camiones con rumbo a los puertos del sur y del norte de Brasil, para ser exportada a Europa (España incluida).
• Los piensos con que se alimentan los pollos del Grupo Sada (Nutreco) en Catalunya, y con los que provee a McDonalds, se producen con soja proveniente de los puertos catalanes.
• Soja amazónica exportada desde Santarém desembarcó directamente en el puerto de Cargill en Barcelona.
• Durante los años 2004 y 2005, y partiendo desde sólo 2 puertos amazónicos, más de un millón de toneladas de soja fueron exportadas hacia puertos españoles como Barcelona, Valencia o Cartagena.

“De mantenerse el ritmo actual de expansión agrícola, en 2050 se habrá eliminado el 40% de la selva amazónica, incluyendo al menos dos tercios de la cubierta forestal de seis grandes divisorias hidrográficas y de 12 ecorregiones”.
Britaldo Silveira SoaresFilho, Universidad de Minas Gerais