Mercado financiero para salvar animales en peligro
Salvar la naturaleza se puede convertir en una actividad de inversión. La idea que han presentado diversas instituciones financieras demuestran que la conservación del medio ambiente puede ser un negocio rentable. El mundo, por desgracia, sólo se mueve por intereses y por dinero, poca gente realiza actividades o inversiones benéficas, y si lo hacen suele ser para lavar su imagen. En el medio ambiente sucede algo muy similar, nadie luchará firmemente contra el cambio climático si esto supone costes a corto plazo.

Sin embargo, todo puede cambiar muy pronto porque salvar el planeta puede ser rentable. Un grupo de investigadores estadounidenses ha propuesto crear un mercado financiero de animales en peligro, gestionado por las instituciones, de forma que su conservación dependería de sus inversores.

El plan cosiste en que el Gobierno, junto con organizaciones ecologistas, determinen el coste de protección de una especie y se destinaría un fondo para cubrir los contratos con los posibles inversores. Si el número de animales cae por debajo de una cantidad establecida, los contratos serían anulados y el dinero se destinaría a programas de recuperación. Si el número de animales aumentase y se salvan especies, los inversores recibirían los beneficios en proporción al estado de salud de la especie.