Microchips para vigilar a las abejas
Se trata de un proyecto pionero en España. En la provincia de Salamanca, investigadores están colocando microchips en algunas abejas para investigar sus elevados índices de mortandad, un problema que preocupa (y desconcierta) a biólogos, apicultores y otros expertos de todo el mundo.

Los microchips miden 2 x 1,6 milímetros y se pegan en el tórax de las abejas. Para ello, éstas tienen que ser adormecidas. En la provincia de Salamanca, como en muchos otros lugares del planeta, existe un grave problema: cada vez hay menos abejas en las colmenas. La Asociación de Apicultores de Salamanca colabora en el proyecto.

Se denomina desabejamiento a una situación en la que una colmena queda despoblada y, finalmente, se muere. En Salamanca, ha habido años con un 80% de despoblación. Esto es un problema gravísimo para el medio ambiente. El fenómeno es conocido como Síndrome del Despoblamiento de las Colmenas (CCD, por sus siglas en inglés).

Las abejas desaparecen, la reina deja de poner huevos, no se crean nuevas colonias y la colmena muere. Aunque es un fenómeno estudiado desde hace años y en varias partes del mundo, los expertos no han logrado saber por qué sucede. No saben si las abejas se van o si se mueren cerca de la colmena. Con los microchips esperan descubrir, al menos, dónde mueren.

En la colmena se ha instalado un lector de microchips que registra cada abeja que entra y mando los datos cada día a un ordenador. Los investigadores están marcando abejas en colmenas con y sin residuos de plaguicidas, ya que el uso de éstos es una de las causas que se barajan para explicar la elevada mortandad de estos insectos.

Los chips son identificadores pasivos, es decir, que no necesitan batería, e identifican a cada abeja de forma individual. El peso aproximado es de 5 miligramos y la abeja puede cargarlo sin ningún tipo de problema.

La pregunta principal que pretenden responder es si los niveles de plaguicidas acortan tanto la vida de las abejas como para que éstas vayan muriendo en el campo y la colmena pierda cantidades importantes de ellas.