Miles de mascotas rescatadas del huracán Sandy llenan ahora los refugios esperando a sus dueños
Cuando el huracán Sandy se dejó sentir en zonas muy pobladas como Nueva York o Nueva Jersey, miles de personas vieron cómo sus hogares quedaban completamente destruidos y tuvieron que refugiarse en un lugar seguro, al que no siempre pudieron ir con sus mascotas. En muchos casos, los animales se perdieron o quedaron desamparados, si bien algunos fueron rescatarlos. Ahora, cuando el huracán ya pasó de largo, miles de perros, gatos y otros animales de compañía vagan por las calles o esperan (y desesperan) a sus dueños en refugios llenos hasta la bandera.

Hay historias de todos los colores, en realidad, tantas como animales perdidos, malogrados, rescatados con un final feliz o con un desenlace que no lo es tanto. Hay un buen número dueños que, con su animalito ya en brazos, relatan conmovidos su reencuentro y las penurias o dificultades pasadas hasta poder volver a estar juntos.

Lo cierto es que no fue fácil sobrevivir ante este desastre natural que provocó pérdidas millonarias y devastadoras consecuencias en forma de inundaciones e incomunicación durante varios días. Era fácil, por ejemplo, ver a perros nadando en calles inundadas o a gatos errantes, desorientados y desaliñados, con claro aspecto de haber pasado toda su vida sobre mullidas almohadas, alternando entre el calor de una chimenea y el de una ventana soleada.

Muchos animales nunca serán reclamados

También hubo quien dejó una ración de comida extra a su adorada tarántula para que pudiera sobrevivir, y salió de casa deseando que estuviera intacta a su vuelta, o quien intentó esconder gatos o perros en hoteles donde los animales estaban prohibidos, mientras otros los dejaron en casa, sin más, esperando que, finalmente, todo quedara en un susto.

Pasado lo peor, la vuelta ha traído noticias de todo tipo, algunas mejores que otras. En buena parte de los casos, los animales han ido a parar a refugios, donde perros y gatos, sobre todo, aún esperan que sus dueños vayan a buscarlos. Sin duda, serán numerosos los que nunca volverán a su hogar por no estar identificados o porque nadie los reclame.

Miles de mascotas rescatadas del huracán Sandy llenan ahora los refugios esperando a sus dueños
Algunos dueños aprovecharán lo ocurrido para deshacerse de sus animales, de eso no hay duda, pero las protectoras no pueden tener en cuenta esta opción, pues su cometido es luchar por ellos hasta el final. Incluso hay quienes critican que se dediquen recursos a proteger, salvar y cuidar a las mascotas que han sido víctimas del huracán en las zonas más devastadas. Por desgracia, no entienden el fortísimo vínculo que puede existir entre las personas y los animales, llevándoles a arriesgar su vida para salvarlos. Pero no sólo eso, porque, además, “existe una indiscutible responsabilidad de los dueños y de la sociedad con los animales de compañía”, apunta la portavoz de una protectora.