Millones de vertebrados muertos por atropello cada año
En un municipio de la provincia de Barcelona, Lliçà de Vall, se está llevando a cabo un proyecto pionero que tiene como objetivo preservar la biodiversidad de la zona. Se trata de colocar señales específicas para advertir del paso de tejones, anfibios u otros animales. Esta iniciativa, en la que colaboran la Asociación Conocer y Proteger la Naturaleza Meles meles, la Fundación Biodiversidad y el Ayuntamiento de la localidad, se enmarca dentro de la campaña “Anfibios y carreteras”. En España, mueren por atropello unos treinta millones de vertebrados cada año.

La idea es acotar zonas de paso para determinada fauna en demarcaciones de alto valor ecológico. En muchos casos, la inversión es mínima, sin necesidad de grandes obras: pueden servir las propias canalizaciones para el agua instaladas de forma adecuada. Con voluntad y con una ciudadanía concienciada se podrían salvar muchas vidas.

En el proyecto, se analiza el terreno, se buscan desniveles o taludes donde colocar puentes con barreras que mitiguen el ruido del tráfico e impidan el acceso de los animales a la calzada.

Se considera un punto negro de atropello de fauna aquel donde dicho problema afecta a más del 25% de la población de una o varias especies. Así, es esencial estudiar en qué zonas se produce el fenómeno y concentrar los esfuerzos en esos lugares.

Por otra parte, se debe concienciar a la ciudadanía. Los atropellos de animales grandes, como los cérvidos (ciervos, corzos, gamos, etc.) o los jabalíes suponen fallecidos, heridos y pérdidas económicas. Pero los pequeños vertebrados atropellados pasan inadvertidos y, algunos de ellos, pueden ser especies amenazadas y sujetas a protección legal.

Según los expertos que desarrollan este plan, las señales de tráfico dirigidas a la prevención de accidentes deben incluir dibujos representativos, reconocibles, de las variedades que se quiere proteger. También se debe incluir el nombre del animal e indicar la longitud del tramo afectado.

En algunos países, existe señalización para los anfibios sin cola, como ranas y sapos, y, otra, para los anfibios con cola, como los tritones, gallipatos y salamandras. Pero muchos otros animales mueren atropellados, desde camaleones o perdices, hasta nutrias y búhos.