Mina de oro culpable de la muerte de miles de truchas en Perú
Casi cincuenta mil truchas han aparecido muertas en una piscifactoría de Caranmarca, en la provincia de Sánchez Carrión, en Perú. Se cree que murieron por las aguas contaminadas y todas las miradas se dirigen a la mina La Arena, ubicada en el río Chichiripucho. Así lo han denunciado los propios comuneros acompañados del consejero regional Carlos Sandoval y representantes de la Fiscalía, del Ministerio de Salud y de la Policía. Además de confirmar la denuncia, las autoridades tomaron muestras de agua para averiguar qué provocó la muerte de las truchas.

Carlos Sandoval recordó que ésta no es la primera vez que sucede algo así en la zona. En el año 2010 se encontraron cerca de 20.000 truchas muertas por una posible contaminación por relaves mineros. También se prohibió, para evitar males mayores, beber el agua y esperar hasta que se obtengan los resultados de los análisis. Si se confirma que la causa de la muerte de las truchas es el agua contaminada, mejor ni probarla.

El proyecto La Arena comprende más de 20.000 hectáreas al noroeste de Lima, la capital peruana. Se ubica en la falda este de la cordillera oeste cercana a la División Continental a una altura media de 3.400 metros sobre el nivel del mar.

Hay varias minas en las cercanías, millones de onzas de oro entre la mina Lagunas Norte (Barrick Gold Corporation) en Alto Chicama; la mina Comarsa (Compañía Minera Aurífera Santa Rosa S.A.); la mina La Virgen (Compañía Minera San Simón S.A.); el proyecto de oro y plata Shahuindo (Sulliden Exploration Inc.); el proyecto aurífero Tres Cruces (New Oroperu Resources Inc.). La mina Lagunas Norte produjo 808.000 onzas de oro en 2010. Las reservas se estiman en más de seis millones de onzas de oro.

Los comuneros de Caracmarca anunciaron una movilización hacia Huamachuco, capital de la provincia, como una forma de protestar por la muerte de las truchas. Señalan que la empresa minera La Arena está realizando labores de explotación cuando se deberían encontrar en una fase de exploración. Y ésa es la causa de los relaves contaminantes. Estos trabajos estarían afectando los ríos El Alizal y La Arena, afluentes del río Chichiripucho que es el que pasa por las piscifactorías.

La empresa minera descartó cualquier relación con la muerte de las truchas. La denuncia del año 2010 fue archivada por falta de pruebas técnicas.