Misiones de la NASA para estudiar el cambio climático
Durante este 2014 y hasta el 2017, la NASA lanzará cinco misiones para estudiar distintos aspectos de la Tierra, como los vientos oceánicos, el cambio climático o la reducción del agua potable.

El objetivo será conocer mejor estos y otros aspectos para obtener revelaciones, sacar conclusiones, confirmar estudios anteriores o también conseguir material a partir del que poder llevar a cabo investigaciones de distinta índole. Para, en suma, ayudar a la ciencia y a los políticos a “encontrar respuestas” o, lo que es lo mismo, a hacerse nuevas preguntas.

Se pretende observar nuestro planeta cambiante desde el espacio, un lugar privilegiado, trabajando desde observatorios. De hecho, un observatorio se centrará en la influencia del CO2 en el cambio climático, uno de los grandes puntos de interés de la agencia espacial de Estados Unidos. Se emplearán satélites, naves y toda herramienta que tenga a mano la NASA para estudiar el calentamiento global y su relación con el aumento del nivel del mar, la reducción de agua potable o, por ejemplo, los eventos extremos, como huracanes o grandes sequías.

El cambio climático existe

La primera de las misiones se hace conjuntamente con la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA) y se lanzará el 27 de febrero. Su objetivo, obtener datos de lluvias y nevadas a través de una constelación de satélites para profundizar en el conocimiento del ciclo de agua que permite la vida y también para mejorar la gestión de los recursos hídricos. En segundo lugar, se lanzará otra misión en el mes de julio, esta vez para conocer mejor la dinámica del CO2 en el cambio climático y para obtener mediciones precisas a través del Observatorio Orbital de Carbono (OCO-2).

Misiones de la NASA para estudiar el cambio climático
En tercer lugar, la misión Humedad del Suelo Activo Pasivo (SMAP), prevista para noviembre, hará un seguimiento del agua subterránea para intentar comprender los ciclos del agua, la energía y el carbono.

Por último, habrá otras dos misiones con destino a la Estación Espacial Internacional medirán los vientos oceánicos, las nubes y los aerosoles. Según datos difundidos esta semana por la NASA, la tendencia al calentamiento global es un hecho, tal y como refleja su último informe. En él se afirma que el año 2013 fue el cuarto año más cálido desde que se tienen registros (1880), y el 37 año consecutivo desde 1976 con temperatura más caliente que el promedio histórico.