Misteriosas desapariciones de mujeres excursionistas en las montañas del Himalaya
¿Un baño de naturaleza, caminatas para ejercitar el cuerpo y liberar la mente, una experiencia maravillosa en un entorno increíble? Sí, a estas chicas la cosa les fue de película, …pero de las de terror. Lamentablemente, en el Himalaya encontraron algo muy distinto a lo que esperaban, mucho más tétrico, en realidad. Sólo algunas han podido contarlo, y se sienten afortunadas por no haber desaparecido o muerto, como les ha ocurrido a otras jóvenes excursionistas que, como ellas, sufrieron violentos ataques en Nepal.

La última víctima ha sido Debbie Maveau, una belga cuyo cuerpo fue encontrado el 14 de junio en descomposición. Estaba decapitada, cerca de una ruta de senderismo del Parque Nacional de Langtang, en Nepal, y la policía no confía en poder resolver el caso de asesinato porque se trata de un lugar solitario y las personas no están cooperando. No hubo intento de violación ni robo, algo todavía más extraño.

Su caso ha sido el último de un rosario de desgracias similares, acontecidas todas a excursionistas extranjeras. Hace dos años ocurrió la primera de ellas, cuando una estudiante de la Universidad de Colorado, Aubrey Caroline Sacco, desapareció en la misma zona. Nunca más se ha sabido nada de ella.

Otros casos ocurrieron en diciembre pasado, cuando otra universitaria estadounidense caminaba sola en Langtang, pero entonces sí hubo intento de violación y amenaza con cuchillo, y por suerte también final feliz. Consiguió escapar, y tiempo después también lo hizo otra mujer, esta vez de Corea del Sur.

Después de estos raros sucesos, las autoridades de Estados Unidos piden a los turistas de aquel lugar que no vayan en solitario por aquellos parajes, en un intento de contrarrestar la idílica imagen turística que se tiene de la cordillera del Himalaya.

Por lo que parece, practicar el senderismo en el Himalaya puede entrañar riesgos propios del Bronx, con el agravante de que el amor por la aventura y la sed de naturaleza hacen bajar la guardia en exceso. Así, mientras se desentraña el misterio, bien está aprender que siempre estaremos mejor acompañados que solos para explorar nuevos y remotos lugares. Porque escalar, pasear y caminar siempre conlleva riesgos más allá de los propios del entorno natural.