Este verano será recordado por los moscovitas como uno de los más calurosos de todos los tiempos, pero también por el terrible smog que cubre toda la ciudad rusa. Dicen que el humo se disipa en la capital colapsando el medio ambiente. Moscú sigue viviendo bajo una nube de humo tóxico. El olor a quemado llega hasta el metro, donde sus usuarios tampoco pueden evitar el uso de mascarillas. Rusia vive uno los peores incendios de su historia moderna, un desastre medioambiental sin precedentes.

Moscú en una nube de humo tóxico

Moscú en una nube de humo tóxico

Moscú en una nube de humo tóxico

Moscú en una nube de humo tóxico

Moscú en una nube de humo tóxico

Moscú en una nube de humo tóxico

Moscú en una nube de humo tóxico

Moscú en una nube de humo tóxico

Moscú en una nube de humo tóxico

Moscú en una nube de humo tóxico

Moscú en una nube de humo tóxico

Moscú en una nube de humo tóxico

Moscú en una nube de humo tóxico

Moscú en una nube de humo tóxico

Moscú en una nube de humo tóxico

Moscú en una nube de humo tóxico

Moscú en una nube de humo tóxico

Moscú en una nube de humo tóxico

Moscú en una nube de humo tóxico

Moscú en una nube de humo tóxico

Moscú en una nube de humo tóxico

Moscú en una nube de humo tóxico