Muchos peces comen plástico
La gran isla de plástico del Océano Pacífico, no es sólo un enorme vertedero visualmente aberrante. Es, también, un grave problema medioambiental y, más aún, es un claro síntoma, la consecuencia final, de la grave situación que sufren nuestros océanos y mares. Es el final de un proceso de degradación de la naturaleza que comienza mucho antes: cuando se fabrica una bolsa de plástico y cuando, después, se arroja como basura al mar.

Esta zona de convergencia oceánica que acumula los desechos marinos flotantes, sobre todo, fragmentos de plástico de diversos tamaños no es, en el fondo, el mayor problema. Aunque sí es el problema más visible. La peor consecuencia quizá sea lo que esta cantidad de plástico, la cantidad de plástico que aún no ha llegado hasta la zona de convergencia, está dañando gravemente a la fauna marina. Según un estudio elaborado por la Scripps Environmental Accumulation of Plastics Expedition (SEAPLEX), el 9,2% de las especies de peces estudiadas contenían trozos de plástico en sus estómagos.

En total, se calcula que los peces ingieren entre 12.000 y 24.000 toneladas de plástico cada año. Esto, en el océano Pacífico. En el Atlántico ocurrirá otro tanto, así como en el Índico. Así, habría que multiplicar esa cifra por tres.

El problema no queda ahí, claro. Si uno de cada diez peces contiene plástico, este residuo se va traspasando en la cadena alimenticia. Los peces más grandes comen peces más pequeños que tienen plástico en su interior. Y, del mismo modo, el ser humano puede comer peces con residuos plásticos, como gran depredador que es.

Además, en el estudio sólo se comprobaron los peces que aún tenían plástico en sus estómagos. No se contabilizaron, por tanto, los que mueren por esta causa ni los que regurgitaron o expulsaron el plástico de su cuerpo de forma natural. Por tanto, la cantidad de peces que comen plástico será mucho mayor que la que indica el estudio.