Muere Tilikum, la orca cautiva que inspiró ‘Blackfish’
Tilikum (Tily), conocida como la orca asesina, es para los activistas y amantes de los animales mucho más que ese simple e injusto término peyorativo. Sin dejar de lamentar las muertes y otros incidentes que provocó desde que fue capturada, para ellos sobre todo se trata de un animal que ha sufrido un insoportable cautiverio durante prácticamente toda su existencia.

Si bien esta orca macho, muerta por una infección rebelde, ha sido responsable de la muerte de tres de sus entrenadores, la tragedia también hay que verla en su triste vida: 33 años de cautividad tras ser libre durante sus primeros dos años.

Los activistas piden que sea la última

Un negro destino que el ser humano se ha ocupado en diseñarle a la medida de sus intereses lucrativos. Al igual que ha ocurrido con tantos otros animales: cazados, criados dentro de la industria cárnica, encerrados o sacrificados en zoológicos, así como amaestrados para actuar en circos o, pongamos por caso, en parques acuáticos como el que nos ocupa.

Según PETA, cuyo lema en estos casos es “los animales no son nuestros”, el anuncio de la muerte de Tily significa que la batalla por su libertad se ha perdido pero, al menos, ha podido recuperar la paz.

Por fin, podrá estar tranquila. Su “secuestro” ha acabado, aunque sea de la peor manera. Porque solo con un hecho que no iba a producirse, devolverlo a la vida salvaje, podría ser feliz de nuevo. O, al menos, recuperar su equilibrio y, con ello, su vida.

Muere Tilikum, la orca cautiva que inspiró ‘Blackfish’
O quizá ni siquiera ya eso podía hacerse. Más de tres décadas en cautividad habían dejado su indeleble huella, y difícilmente podría recuperar aquella libertad perdida, su grupo familiar, su lugar en el mundo, al fin y al cabo. En palabras de Lisa Lange, uno de los portavoces de la organización animalista:

Desde el momento en que Tily fue separado de su familia en el océano, su vida fue trágica y llena de dolor, al igual que las vidas de tantos otros animales que permanecen en los tanques y exposiciones de SeaWorld. Esta situación debe detenerse: Tilikum debe ser la última orca en morir en un parque de atracciones.

Lloran la muerte de Tily

No solo son palabras de denuncia de parte de una ONG animalista. Tras 33 años de cautiverio, es decir, apresada con apenas dos años de vida y amaestrada en el parque acuático SeaWorld para sus espectáculos, han sido muchos ciudadanos los que han llorado la muerte de Tilikum en todo el país.

Muere Tilikum, la orca cautiva que inspiró ‘Blackfish’
De hecho, el fenómeno viral que ha suscitado su muerte ha partido de la reacción que han tenido numerosos defensores de los animales, reunidos a las puertas de los parques de SeaWorld y en un sinfín de puntos del país para lamentar su muerte y recordar su historia.

Además, piden la liberación de las orcas y otros animales que todavía se mantienen en cautiverio en “diminutos depósitos de hormigón”, esas piscinas en los que los animales quedan confinados. “Que sea la última orca a morir en las cárceles de hormigón de SeaWorld”, reclaman.

Muere Tilikum, la orca cautiva que inspiró ‘Blackfish’
Se busca que estos animales se lleven a los santuarios costeros, donde podrían vivir el resto de sus días en un lugar más favorable, donde se les brinden “oportunidades naturales que los parques marinos les han negado”, dicen los animalistas.

Meses en estado letárgico

Su salud comenzó a deteriorarse de forma especialmente grave a principios del 2016. Los veterinarios del Sea World descubrieron una posible infección bacteriana en sus pulmones. Su estado letárgico ha sido noticia durante el pasado año, y tras vanos intentos por curarla, el día 6 de enero se produjo su muerte a consecuencia de la misma.

El tipo de bacterias que lo atacó era muy resistente a los tratamientos, y la enfermedad acabó cronificándose y también avanzando. Una infección que podría habérsela llevado igualmente si hubiera estado en libertad. Incluso mucho antes, ya que no hubiera recibido medicación.

Muere Tilikum, la orca cautiva que inspiró ‘Blackfish’
Sin embargo, resulta muy aventurado hacer este tipo de cábalas. Por poner un ejemplo, no sabemos si hubiera contraído la enfermedad, ni si dicha infección se debe, asimismo, a un sistema defensivo vulnerable a causa de la cautividad.

Sea como fuere, los activistas que defienden la libertad de las orcas no se detienen en estos pormenores, por considerarlos falaces cuando se utilizan para convencer de lo estupendamente que están las orcas en cautividad o, en todo caso, los ven como puramente anecdóticos. El centro de sus críticas es otro. Clara y directamente: la cautividad de la orca.

Esperan que Tilikum sea la última orca en morir en el parque de SeaWorld y, puestos a pedir, obviamente, en cualquier otro parque acuático. Si bien SeaWorld ha iniciado un plan para no criarlas, capturarlas ni hacer espectáculos con ellas, la medida afecta solo a esta cadena de parques y todavía tienen animales en cautividad, como ocurría con Tillikum.

Muere Tilikum, la orca cautiva que inspiró ‘Blackfish’
Al menos, estas medidas ayudarán a que no haya orcas en cautividad en Estados Unidos, pues es la única empresa que se dedica a ello, pero otros muchos países lo hacen. Asimismo, la medida afectará a otros parques de SeaWorld ubicados en distintos puntos del mundo.

Una cautividad insoportable

SeaWorld no dio su brazo a torcer finales de 2015, como respuesta al impacto que tuvo el documental “Blackfish”, cuya consecuencia no fue otra que mermar sus beneficios de forma significativa. Casualmente, fue Tily la orca en la que se inspiró el documental.

El documental (2013) denuncia de forma realista las duras condiciones de vida de las orcas en cautividad. Se hizo tras uno de los sucesos protagonizados por Tily, concretamente cuando mató a su adiestradora en pleno espectáculo ofrecido en Orlando. Su reacción tenía y por qué y el documental se ocupa de explicarlo.

De explicar la vida de Tily, su dramático sino, con el eco de fondo de nuestros aplausos desde las gradas, celebrando en realidad una terrible frustración. Recordemos que además de morir cuidadores, en este mismo parque mueren prematuramente numerosas orcas en cautiverio. En libertad pueden llegar a ser animales centenarios.