Muere un lince en una caja-trampa
Se ha producido la muerte de un lince hembra, especie en peligro de extinción, al ser capturada en una caja-trampa en una finca de Ciudad Real, España. La trampa estaba preparada en un coto de caza con el objetivo de atrapar a otros animales. Según la organización Ecologistas en Acción, la Delegación de Agricultura de Ciudad Real de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha tiene también su parte de responsabilidad por permitir este tipo de trampas en zonas donde el lince está protegido.

Las cajas-trampa son métodos autorizados de control de predadores, pero se deben seguir las condiciones que exige la normativa, algo que no ha ocurrido en este caso. Las cajas-trampa se usan para controlar animales como zorros, pero no son del todo efectivas. Además, como en este caso, si se colocan en zonas donde pueda haber linces, en especial, en zonas delimitadas por el Plan de Recuperación de esta especie, se hace un flaco favor al programa de recuperación del felino.

En pasados años se había concedido a la finca en la que ha aparecido el lince muerto permisos para instalar cajas-trampa, pero la solicitud para este año aún estaba en tramitación. La organización Ecologistas en Acción pide una investigación en profundidad del caso a la Fiscalía y que se revise la normativa de control de predadores.

El titular de la finca notificó el suceso, pues estaba convencido de que no había ocurrido más que un accidente, dando aviso de la captura y muerte de una especie no objetivo en la caja-trampa. Este empleo de cajas trampa y lazos está extendido por las regiones de Sierra Morena, Campo de Montiel y otras comarcas de Ciudad Real y provoca la captura de linces y otras especies amenazadas. Por tanto, no es un buen método y habría que prohibirlo. Años de trabajo para la recuperación de este especie protegida se pueden echar al traste en unos minutos.