Muertos por disparos nueve lobos cerca del Parque Nacional Picos de Europa
Cazadores de la reser­va de caza de Saja, situada en Cantabria, dispararon y mataron a principios de diciem­bre a seis lobos en los montes de Camaleño, muy cerca del Par­que Nacional de Picos de Eu­ropa, según ha denunciado la organización ecologista Gedemol. Todos los lobos pertenecían a una misma familia que vive y cría en la provincia de León, entre Llánaves de la Rei­na y Portilla.

Gedemol asegura que los cazadores sólo han declarado haber matado a uno de los lobos. Además, otros tres murieron el octubre en un monte del pueblo de Cosgaya, en Cantabria. Eran del mismo grupo reproductor, así que a partir de ahora pueden tener muchos problemas para sobrevivir.

Muchos ganaderos se quejan de ataques a su ganado en Picos de Europa y las regiones cercanas. Pero las manadas de lobos también ofrecen beneficios al medio ambiente, ya que realizan un control natural de ciertos animales salva­jes, como el ciervo, ayudando a conservar la bio­diversidad del parque nacional. Indirectamente, esto beneficia a otras especies como el uro­gallo cantábrico y la perdiz par­dilla, en peligro de extinción.

Según la ley, en una cacería se puede abatir un solo lobo en esa zona de Cantabria. Por tanto, se ha quebrantado la ley. Los ecologistas exigen que las autoridades responsables de la Reserva de Caza del Saja controlen y denuncien actuaciones delictivas como la que se ha producido.

Leyes diferentes en cada Comunidad Autónoma

Muertos por disparos nueve lobos cerca del Parque Nacional Picos de Europa
Ante la inacción de la administración, Gedemol estudia emprender acciones legales. Su objetivo es encontrar a los responsables de la matanza para que paguen según dicta la ley. Además, se abre un interesante tema para discutir: los hombres ubican sus fronteras y deciden donde se puede cazar y donde no, pero, en ocasiones, como en este caso, los animales sobrepasan los lí­mites administrativos y se encuentran con una injusta muerte. La ley no es igual en Cantabria que en Castilla y León, pero ¿cómo pueden saberlo los lobos?

Cantabria debe investigar los hechos e imponer la sanción que se merecen los cazadores.