Multitudinaria suelta de tortugas en Fuerteventura
El turismo ecológico y de naturaleza está de moda. Más de doscientas personas, entre turistas y agentes de operadores turísticos que trabajan en Fuerteventura, participaron en la suelta de dos tortugas boba (Caretta caretta) que fueron devueltas al mar dentro de una campaña de concienciación ambiental impulsada por el Proyecto Pelagos.

La liberación de los dos ejemplares tuvo lugar en la Playa del Granillo, en Costa Calma (Pájara), y contó con el impulso de la Reserva de la Biosfera de Fuerteventura y la Consejería de Medio Ambiente del Cabildo. Por otra parte, el personal del hotel Río Calma, que ha colaborado en la iniciativa ecológica, se encargó de traducir (al alemán, al inglés y al francés) las charlas a los turistas asistentes. Una forma de concienciar a los que disfrutan de las playas y la naturaleza de la isla.

La iniciativa de realizar una campaña de concienciación sobre la conservación de las tortugas se ha desarrollado con dos objetivos principales. Por un lado, los agentes de viaje invitados se pueden informar sobre el Proyecto de Reintroducción de la Tortuga Boba en Fuerteventura y conocer los mecanismos necesarios para actuar en caso de aparecer ejemplares accidentados en las zonas turísticas.

Por otro lado, la charla a los turistas permite dar a conocer y concienciar acerca de las amenazas que se ciernen sobre las distintas especies de tortugas en el mundo. Todas estas acciones se enmarcan en el Proyecto Pelagos y se trata de que los turistas eviten consumir productos procedentes de las tortuga cuando visiten otros destinos.

Además, también se ha tratado el tema de los residuos plásticos en el medio marino, una de las principales causas de mortandad de las tortugas, como también de cetáceos y aves.

Los ejemplares liberados fueron dos tortugas boba jóvenes, de menos de diez kilogramos de peso, recuperados tras aparecer accidentados cerca de la costa y recibir los cuidados necesarios durante, aproximadamente, un mes.