Namibia protegerá toda su costa
La Costa de los Esqueletos es parte de la costa de Namibia, un país al suroeste de África que limita al sur con Sudáfrica. Esta parte de la costa africana es un lugar único. El desierto llega hasta la misma línea de playa y muchos días del año se producen espectaculares nieblas oceánicas. Es un clima de una sequedad tremenda, uno de los lugares donde menos precipitaciones se producen en todo el planeta. Además, frecuentemente hay un gran oleaje que no permite zarpar a los incautos barcos que hayan fondeado allí. Por un lado, un mar imbatible, por el otro, el desierto. No es de extrañar pues, que se encuentren esqueletos en el lugar, de animales y de seres humanos.

La Costa de los Esqueletos es una de las joyas de la costa de Namibia, pero no el único lugar que su Gobierno pretende proteger: su intención es declarar toda la costa del país Parque Nacional, uniendo tres de ellos: la citada Costa de los Esqueletos, el Namibia Naukluft y el Sperrgebiet.

Namibia se convertiría así en el primer país que designa como Parque Nacional toda su costa. El Parque Nacional Namib-Costa de los Esqueletos abarcará más de cien mil kilómetros cuadrados y se extenderá 1.570 kilómetros, desde el río Kunene, en la frontera norte con Angola, con el río Orange, en la frontera con Sudáfrica. Se convertirá así en el sexto parque terrestre más grande del mundo.

El plan se enmarca en el Proyecto de Conservación y Gestión de la Costa de Namibia (NACOMA). El país toma, en realidad, su nombre del desierto que se extiende en gran parte de su territorio, el Namib. La extrema aridez de la costa hace muy difícil la supervivencia de cualquier ser vivo y por eso se ha estudiado en numerosas ocasiones las especies que allí habitan, por conocer cómo se adaptan a un clima tan extremo. Aves, hienas, insectos, seres vivos que se han adaptado y han sobrevivido al desierto. Incluso una población de leones se ha establecido cerca de la árida costa de Namibia.

El Gobierno de Namibia cree que la proclamación del área protegida representa uno de los mayores logros del país desde su independencia, en 1990, y uno de los acontecimientos más importantes en la historia de la conservación en su territorio.