Naturaleza salvaje: la erupción del Eyjafjallajökull en Islandia
La fuerza de la Naturaleza se ha desatado de nuevo, demostrándonos todo su poder. En el día de ayer entró en erupción en Islandia el volcán Eyjafjallajökull, lo cual ha provocado una inmensa nube de cenizas, que está cubriendo el cielo del país, pero también de otros países como Gran Bretaña, Alemania, Francia, Países Escandinavos… y amenaza con extenderse más.

Esta nube se debe al hecho de que cuando un volcán entra en erupción, se produce a veces una explosión tal que fragmenta la lava en micropartículas y la proyecta a la atmósfera. A veces alcanzan, incluso, las capas más altas de la atmósfera y pueden permanecer largo tiempo en suspensión. “Tras la erupción del monte Pinatubo, en Filipinas, en 1991, sus cenizas llegaron a dar la vuelta al mundo y eran perceptibles muchos meses después del desastre”, explica Joan Martí, secretario general de la Asociación Internacional de Vulcanología, “aquel desastre tuvo consecuencias incluso climáticas, porque hizo descender la temperatura global”. De todas formas, según palabras de Joan martí, “La ceniza que ha generado la erupción del volcán islandés es muy densa, así que sedimentará pronto”, es decir, caerá rápido. Sin embargo, otros expertos opinan que la nube de cenizas todavía estará en la atmósfera bastantes meses.

800 personas han sido evacuadas, ya que el volcán se encuentra situado debajo de un glaciar, y la erupción puede provocar inundaciones desastrosas.

La magnitud de la nube ha colapsado los aeropuertos del norte de Europa. Reino Unido, Alemania, Bélgica, Países Bajos, Irlanda, Noruega, Dinamarca, Finlandia y Suecia han cerrado total o parcialmente su espacio aéreo por las nubes de cenizas procedentes del volcán. Los motivos de todos estos problemas son, obviamente, la escasa o nula visibilidad, pero también el peligro de que las partículas en suspensión se introduzcan en partes clave de los aviones y lleguen incluso a provocar problemas en los motores.

El equipo del programa “Desafío Extremo”, liderado por Jesús Calleja, tuvo que ser rescatado de la zona en condiciones límites, pues se encontraba camino del Eyjafjallajökull para coronar su cima. Podéis leer la aventura en el blog de Jesús.