Ni con los embalses llenos se debe malgastar agua
Pronto se olvidan las épocas de sequía. Parece que haber disfrutado de un invierno de abundantes lluvias hace olvidar que el agua sigue siendo un recurso escaso que no hay que desperdiciar bajo ningún concepto.

Después de que los embalses españoles llegaran, en muchos casos, a niveles récord, sólo en la última semana se han perdido 227 hectómetros cúbicos. Esta cifra supone una disminución del 0,4% respecto a los niveles de la semana anterior. Así, la reserva hidráulica se encuentra en la actualidad al 76,1% de su capacidad total, esto es, 42.302 hectómetros cúbicos de agua embalsada.

El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino de España precisa que, en el periodo mencionado, las precipitaciones han sido prácticamente nulas en toda la Península Ibérica. La máxima se ha producido en Melilla (fuera de la Península, por tanto) con 14 litros por metro cuadrado.

Las variaciones más importantes se han registrado en la cuenca de los ríos Miño y Sil, que ha perdido 98 hectómetros cúbicos, mientras que la cuenca del Guadalquivir ha aumentado 36 hectómetros respecto a la pasada semana, según datos del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino. Por ámbitos geográficos, la reserva se encuentra al 66,8% en Galicia Costa; al 75,2% en Miño-Sil; al 66,8% en el Cantábrico; al 76,2% en las Cuencas internas del País Vasco; al 77,7% en la cuenca del río Duero y al 70% en la del Tajo.

Además, la cuenca del Guadiana (Castilla-La Mancha y Extremadura) se encuentra al 87,4%; la Cuenca Atlántica Andaluza al 88,9%; la del Guadalquivir al 82,6%; la Cuenca Mediterránea Andaluza al 74,9%; la del Segura al 67,5%; la del Júcar al 53,8%; la del Ebro al 73,5%; y las Cuencas internas de Cataluña al 76,1%.

No son malos datos, pero nunca hay que dejar de tener muy presente que puede llegar otro periodo de pertinaz sequía. Mejor prevenir. El agua siempre debe ser considerada un recurso muy preciado en un país seco como es España.