El nivel de mercurio en el mar continúa aumentando
Investigadores de la Universidad de Michigan junto a otros de la Universidad de Hawai, Estados Unidos, han elaborado un estudio para explicar cómo el mercurio llega hasta los peces de alta mar. Sus hallazgos no son optimistas. Los científicos creen que el nivel de esta sustancia tóxica seguirá aumentando en el océano Pacífico y en el interior de los peces.

Los investigadores han utilizado técnicas de medición de isótopos desarrolladas en la propia universidad. Así, han determinado que el 80% de la forma tóxica del mercurio, llamado metilmercurio, que se encuentra en los tejidos de la alimentación de peces en alta mar del Pacífico Norte se produjo en el fondo del océano a causa de una bacteria que se aferra a la materia orgánica.

El estudio también confirmó que el mercurio que se encuentra en los peces del Pacífico cerca del archipiélago de Hawai probablemente viajó miles de kilómetros a través del aire antes de depositarse sobre la superficie del océano con las lluvias. Las pesquerías del Pacífico Norte están a favor del viento respecto a países de rápida industrialización, como China y la India, que son cada vez más dependientes de las centrales eléctricas que funcionan con carbón, una las mayores fuentes de contaminación por mercurio.

La contaminación de China llega hasta los peces de Hawai

Por tanto, el estudio confirma la relación entre la cantidad de mercurio emitido de países asiáticos y los peces que se pescan en las costas de Hawai y que se consumen en Estados Unidos. El artículo se ha publicado en la revista Nature Geoscience.

El nivel de mercurio en el mar continúa aumentando
Si se quiere reducir el mercurio de los peces que se consumen, se deben reducir las emisiones de tal sustancia que provienen de países como China y la India. Como otros desafíos medioambientales, la solución es global. La limpieza de una costa o una zona del océano no es suficiente. Se requiere un acuerdo mundial.

El metilmercurio llega hasta el ser humano a través de los grandes peces depredadores como el pez espada y el atún. Los efectos de una exposición excesiva pueden incluir daños en el sistema nervioso central, el corazón y el sistema inmunológico. El cerebro en desarrollo de los fetos y los niños pequeños son especialmente vulnerables.

Las Naciones Unidas y varias agencias ambientales de diversos países quieren alcanzar un acuerdo internacional para reducir las emisiones de mercurio, pero, de momento, no hay una línea de acciones claras sobre cómo reducir estas emisiones. Cuando se trata de arreglar el sistema financiero, en unos días son capaces de llegar a un acuerdo. Cuando el asunto es ambiental, pasan años.