Niveles de radiación excesivos en el arroz de Fukushima
Las autoridades japonesas han encontrado niveles excesivos de cesio radiactivo en una muestra de arroz de Fukushima después de un análisis preliminar llevado a cabo por el Ministerio de Agricultura. El arroz contaminado proviene de la localidad de Nihonmatsu, ubicada en la provincia de Fukushima. Se trata de plantas de arroz aún sin recolectar. Su nivel de cesio radiactivo es de 500 becquerel por kilogramo, muy por encima del límite de 200 becquerel establecido por el Gobierno japonés para que no suponga ningún peligro para la salud pública.

El Ministerio de Agricultura aumentará los controles en Nihonmatsu desde los 38 puntos que se analizan en la actualidad hasta 300 puntos de control diferentes. De este modo, se quiere evitar que el arroz contaminado llegue al mercado y quede al alcance de los consumidores.

hay que advertir que los resultados son preliminares. Pero, si el dato se confirma, puede suponer un verdadero problema para los agricultores de la zona, afectada por el accidente nuclear de la planta de Fukushima. Podría acabar en una suspensión de la comercialización del arroz en toda la región, lo que colocaría en una grave situación económica a todos los agricultores. En el peor de los casos, alguno quedaría en la ruina.

Tras el accidente nuclear de Fukushima, el más grave desde Chernóbil no provocado por una guerra, el Gobierno de Japón se ha visto obligado a imponer estrictos controles sobre las plantaciones de arroz y otros productos alimenticios cercanos a Fukushima.

Las autoridades analizan las plantas antes de ser recolectadas para, posteriormente, analizar el arroz mismo antes de que sea comercializado. Hasta el momento no se habían hallado niveles excesivos de radiactividad, lo que demuestra que la contaminación por un accidente nuclear perdura en el tiempo y es imposible de controlar.

Desde finales de agosto, las primeras partidas de arroz que se confirmaron como seguro comenzaron a llegar a los supermercados del país. Los agricultores, ganaderos y pescadores de la provincia de Fukushima están sufriendo muchos problemas desde que se produjo el accidente en la central nuclear.