No a los productos de foca
La caza de focas es un negocio cada vez menos rentable, gracias a las medidas que están tomando los países miembros de la Unión Europea, después de prohibir el comercio e importaciones de productos de foca en un plazo de nueve meses.

El nuevo reglamento incluye la comercialización de cualquier producto transformados o derivado que se obtenga de las focas, entre los que se incluyen la carne, aceite, grasas, órganos y pieles. Esa medida, supondrá la eliminación de complementos tales como bolsos, gorros, botas o guantes utilizados por los motoristas, esquiadores y boxeadores. Además de algunos productos parafarmacéuticos como los compuestos por ácidos grasos Omega3.

Ojalá que Canadá (principal exportador de productos de foca) tome medida similares para terminar con las masacres de focas en sus costas.