Nueva alternativa en ecología: las velas naturales

Una de las opciones para decorar y “dar ambiente” favoritas en hogares, lugares para el bienestar y restaurantes son las velas. Cada día, se encienden millones de velas, pero quizá pocas veces nos hemos puesto a pensar cuánto contaminan. Depende del material del que estén hechas, pueden llegar a ser muy nocivas para el planeta.

Sin embargo, existen otras opciones menos dañinas para el aire, como las velas llamadas “ecológicas” o las naturales que podemos hacer nosotros mismos, con excelentes resultados.

Una gran parte de las velas que encontramos en el mercado están hechas de parafina, un derivado del petróleo que puede causar problemas de salud y contaminación ambiental, ya que se trata de un material tóxico. Además, es un combustible fósil cancerígeno y no renovable. Sus riesgos ya han sido advertidos por la Asociación Pulmonar Americana. Además, entre sus componentes, hay contaminantes como benceno y el naftaleno. Se utilizan con mayor frecuencia porque resultan más económicas que otros tipos, como las hechas de grasa animal, las velas de cera de abeja o las de aceite. Además, al ser de un color neutro, teñirlas resulta muy sencillo. La vela hecha de cera de abeja, por ejemplo, contaminan el aire muchísimo menos.

Nueva alternativa en ecología: las velas naturales

Alternativas: cera de abeja

Como decíamos, es una cera cien por cien natural extraída de la glándula de las abejas. Al ser una cera natural, contamina muchísimo menos que la artificial vela de parafina. Su desventaja es que tienen un coste mucho más elevado.

Alternativas: cera de soja

Uno de los materiales Eco que más fuerte pisan es la cera de soja, que resulta más beneficiosa para la salud y para el medio ambiente. Para conseguir diferentes aromas y colores, se pueden utilizar colorantes naturales y aceites esenciales, sin dañar al planeta. Al ser cien por cien vegetal, la cera de soja resulta una opción saludable.
Se obtiene a través de unas semillas de soja, lo que da lugar al aceite de soja, que, a través de un proceso, se vuelve sólido. Esos posos sólidos son lo que permiten hacer las velas consideradas “eco amigable”. La soja es un producto que se puede renovar y es biodegradable y, sobre todo, no es un producto tóxico ni artificial como los combustibles derivados del petróleo.
Nueva alternativa en ecología: las velas naturales

Opción sencilla: adquiere tus velas en tiendas Bio

Si no tienes tiempo ni ganas para elaborarlas tú mismo, hoy en día existen muchas opciones en tiendas naturales y ecológicas. Asegúrate simplemente de que estas velas están hechas con cera de abeja o de soja o que no tienen elementos artificiales. Hay cantidad de opciones económicas y puedes encontrarlas en todo tipo de formas, colores y aromas. No es necesario renunciar a este elemento de decoración para ser ecológico.

Opción Do It Yourself: elabora tus velas

Una alternativa muy recomendada es confeccionar nosotros mismos las velas. No nos llevará mucho tiempo, podemos personalizarlas a nuestro antojo y, hoy en día, en tiendas especializadas o Bio podemos encontrar todos los materiales por separado, haciendo que el proceso global nos resulte muy económico.

La cera de soja resulta, por razones obvias, mucho más barata que la de abeja. Esto hace que, en cualquier tienda Bio online o física, podamos encontrar el kilo de cera de soja por un precio alrededor de los diez euros. Con un kilo, podemos elaborar muchísimas velas, dependiendo del tamaño que deseemos. Asimismo, deberías hacerte con unos pequeños vasos de cristal reforzado para velas y unas mechas naturales, por ejemplo de algodón.

Después, fundiremos la cantidad de cera al baño María en una olla para ir removiéndola con un palito. Durante este proceso, podemos incluir aceites esenciales para dar aroma, así como aromatizantes naturales (lavanda, tomillo, limón…), también otros aditivos, como pueden ser las sales minerales. Si quieres las velas con color, existen igualmente pigmentos minerales totalmente naturales de varios colores que te permitirán teñir tu vela. Después, distribuye la cantidad de cera conveniente en los vasitos, inserta las mechas naturales con la ayuda de unas pinzas y deja secar.

Además, los restos de velas los podemos ir guardando para formar, a partir de ellos, una nueva vela en el futuro.
Las ventajas de este tipo de velas cien por cien ecológicas son muchas. Por ejemplo, combustionan mucho más lento que las artificiales, por lo que nos durarán mucho más. Son más sencillas de limpiar sobre tejidos o superficies, una de las grandes molestias de las velas al uso. Son más bonitas, más naturales, no contaminan el aire de nuestro hogar, más estéticas, podemos personalizarlas y elegir nuestro aroma, no consumen tanto el oxígeno de nuestro hogar y tienen una textura muchísimo suave.

Nueva alternativa en ecología: las velas naturales

Más ventajas

Si esta lista de ventajas no ha acabado de convencerte, aún hay más por las que resulta más recomendable olvidar el uso de velas de parafina u otros componentes tóxicos y decidirse por las velas ecológicas.

¿Qué dirías que es lo más molesto o peligroso de consumir a diario velas? Uno de los puntos en contra es el riesgo de quemaduras. Las ceras naturales, al alcanzar temperaturas más bajas, no nos quemarán de la misma manera que lo haría una tradicional. Es por eso que podemos usarlas también para masajes; su textura, lejos de ser una cera densa y gruesa, es más bien un aceite natural. Recordemos que viene del aceite de soja.

Además, precisamente derivada de esa capacidad de combustión, las velas de petróleo van a consumir más oxígeno y a expulsar más dióxido de carbono. No sucede así con las velas de soja.

Al consumirse tan lentamente, una sola vela nos durará muchísimo tiempo, pudiendo encenderla y apagarla tantas veces como queramos, lo cual hace que, su precio de elaboración, resulte ridículo de tanto tiempo como nos va a durar.

Nueva alternativa en ecología: las velas naturales

Especialmente si utilizas velas a menudo en tu vida diaria, o conoces a alguien que las consuma a gran escala (por ejemplo, el dueño de un restaurante de noche o un spa), es el momento de aportar tu granito de arena para la ecología y la salud en general. Apuesta por las velas ecológicas.