Nueva Directiva de Eficiencia Energética en edificios
El Parlamento Europeo ha creado una ambiciosa propuesta que se intentará plasmar en una nueva Directiva de Eficiencia Energética en edificios. Lo ideal sería que a partir de 2019 los edificios de energía cero fueran los habituales a la hora de llevarse a cabo nuevas construcciones.

Desde septiembre hasta diciembre las negociaciones serán duras. El Consejo, la Comisión el Parlamento Europeo se reunirán periódicamente para llegar a un acuerdo sobre el texto definitivo de esta directiva tan beneficiosa para el medio ambiente. En teoria debería estar lista para el próximo 7 de diciembre, día en el que se llevará a cabo el Consejo de Energía. Esta coincidirá con la Conferencia sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas en Copenhague, Dinamarca.

Hoy en día, los edificios de la Unión Europea, tanto los comerciales como los residenciales, son culpables de un 40% del consumo total de energía y un 36% de las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera. Estos datos son alarmantes y de esta forma no se cumplirán las metas propuestas por la UE para 2020. La solución pasa por disminuir los 460 millones de toneladas de CO2 que se emiten cada año.

En estos momentos, por citar un ejemplo cercano, en España la mitad de las viviendas tienen más de 30 años y carecen de cualquier tipo de requisito mínimo para limitar la demanda de energía. Esto se traduce cada año en un despilfarro energético que tiene graves consecuencias para el planeta. La media europea en cuanto a modernización de viviendas se refiere está muy por encima de la española. Nuestro país no superó el 24% de inversión en 2007, mientras que la media europea se situó en un 41% de la inversión total.

Esta modificación en el parque edificatorio tendría también efectos colaterales positivos en otros sectores. Así pues, se crearían unos 350.000 puestos de trabajo anuales, cifra que sin duda ayudaría a paliar la delicada situación de desempleo que atraviesa España y otros países europeos.