Nuevas perforaciones en el Mar del Norte pondrían en peligro colonias de aves
El reciente vertido de la petrolera Shell en el Mar del Norte, al norte de Escocia, no ha cambiado la política de permisos del Gobierno británico, que continúa concediendo licencias para perforaciones petrolíferas. Según la organización RSPB (Royal Society for the Protection of Birds), una organización británica que defiende los derechos de las aves y de la vida sivestre en general, esas perforaciones pondrán en grave peligro las valiosas colonias de aves, como la de frailecillos, que se distribuyen por la costa norte del Reino Unido.

La RSPB señala que una última ronda de licencias de exploración petrolífera puede significar una perforación masiva y la extracción de petróleo y gas a tan sólo unos kilómetros de estas colonias de aves marinas, la mayoría protegidas por leyes internacionales debido a su importancia.

Cualquier derrame no deseado de petróleo cerca de áreas protegidas y zonas especiales de conservación de las aves supone un riesgo que no se debería correr, además de no tener solución, por mucho que las empresas petroleras tengan planes de emergencia y de limpieza ante vertidos. La historia ha demostrado que esos planes, en la práctica, sirven para poco.

Además, tan sólo con que aumente el tráfico aéreo y marítimo y la instalación de oleoductos y toda la infraestructura que necesitan las plataformas de perforación, se perturbará a las colonias.

La advertencia de la organización RSPB se produce ante la consulta sobre la última ronda de licencias para la extracción de petróleo y gas y cuando aún no se ha limpiado del todo el derrame de petróleo producido por Shell en el Mar del Norte.

Stuart Housden, director de la RSPB en Escocia, ha señalado que no importa que la perforación se lleve a cabo con cuidado, ya que siempre existe el riesgo de un derrame de petróleo. Los riesgos son reales y esta práctica es claramente insostenible. Las áreas protegidas a las que se refiere la RSPB son, en especial, las siguientes: Rathlin Island, en Irlanda del Norte, hogar de frailecillos, alcas y gaviotas tridáctilas; Western Solent y el oeste de Portland, donde viven aves marinas como gaviotas y golondrinas de mar, y aves acuáticas como gansos, patos y aves zancudas; la bahía de Liverpool, donde miles de negretas comunes y cientos de colimbos de cuello rojo pasan el invierno; Flamborough y los acantilados Bempton, en Yorkshire, hogar de la colonia continental de cría de alcatracesy otras aves marinas como gaviotas tridáctilas y araos; Shetland y Orkney, en particular Foula, los acantilados de Caithness, Troup y Pennan, en Escocia.