Nuevo sistema de taxonomía para clasificar la naturaleza
La taxonomía tradicional podría tener los días contados si se extiende el uso de una novedosa propuesta de clasificación sugerida por un científico estadounidense. Basado en el genoma, el nuevo sistema de clasificación de los organismos aspira precisamente a eso, a sustituir el sistema inventado por el botánico sueco Linneo en el siglo XVIII, utilizado hasta ahora para clasificar y nombrar los distintos seres vivos del planeta.

Podríamos pensar que es una osadía intentar acabar con este sistema universal, pero también puede considerarse una valiente aportación la que ha hecho Boris Vinatzer, un investigador en la Universidad Tecnológica de Virginia, en Estados Unidos que aspira a jubilar o, mejor, complementar la taxonomía de Linneo, publica esta semana la revista Public Library of Science (PLoS).

La propuesta de Vinatzer consiste en utilizar la secuencia genómica para clasificar virus, bacterias, hongos, plantas y animales dentro de un sistema de nombramiento estandarizado para cualquier forma de vida.

Más información

Gracias al avance tecnológico en la descripción del genoma se podría “distinguir entre cualquier bacteria, planta o animal a un costo muy bajo”, explica el autor, quien considera que sería una pena no aprovechar esta increíble herramienta. Sobre todo, habida cuenta de que el método actual no es ni mucho menos perfecto.

Nuevo sistema de taxonomía para clasificar la naturaleza
“Su mayor limitación es la falta de un método para nombrar los organismos cuyo genoma se ha descrito”, una tarea que la descripción del genoma solventaría fácilmente. Su propuesta, por lo tanto, sería respetar la convención de clasificación biológica existente añadiendo este nuevo sistema de asignación de nombres para así disponer de una mayor información a la hora de clasificar los organismos dentro de especies nombradas.

A su vez, se podría identificar más rápidamente a los organismos nuevos y con una seguridad que permitiría que los nombres fueran permanentes, y no cambiantes, como ocurre ahora. e identifique más rápidamente los nuevos, superando de este modo la pobre clasificación de la naturaleza que los divide en tres reinos -animal, vegetal, mineral-, en géneros y estos en especies.