Nuevo sistema para luchar contra los incendios forestales
Torrent es una ciudad de la Comunidad Valenciana (España) que va poner en marcha un novedoso Sistema contra Incendios Forestales. El nuevo sistema instalado vigilará los posibles incendios que se produzcan en el bosque de El Vedat. Ya se han interesado por este sistema desde diferentes lugares de España y países como Estados Unidos, Canadá y Australia. Por su parte, localidades cercanas, como Sagunto o Paterna, ya han comenzado el proceso de instalación de este sistema. Según sus responsables, puede ser una revolución en la lucha contra los incendios que, inevitablemente, se producen en verano.

El nuevo sistema contra incendios se compone de una barrera formada por quince cañones de agua distribuidos a lo largo de 1,5 kilómetros. Para su instalación fueron necesarias grandes grúas que los colocaran en su correspondiente torre de prevención de incendios.

La alcaldesa de Torrent, María José Català, inauguró el sistema. Para Catalá, no se valora lo suficiente ese pulmón verde que supone el bosque de El Vedat. Con este sistema estará más protegido y, los habitantes de la zona, más seguros. Los responsables de la instalación del sistema han querido señalar que, en el proceso, no se ha talado ningún árbol. Además, con este sistema no es necesario cortar pinos para crear cortafuegos.

Este moderno sistema se puede poner en marcha simplemente enviando un SMS desde un móvil y activar así el lanzamiento de 9.000 litros de agua al bosque. Por lo general, un hidroavión puede lanzar 6.000 litros de una vez.

Los cañones de agua se encuentran a una altura de entre catorce y veintidós metros por encima de las copas de los árboles. Cada torre tiene cañones que proporcionan una propulsión de entre 14.000 y 15.000 litros de agua por minuto. Cuando entran en funcionamiento cae agua suficiente para evitar que se propague el incendio. Los cañones tienen un alcance de entre cuarenta y cincuenta metros. Cada cañón cubre un área aproximada de 15 hectáreas. Un generador eléctrico abastece el sistema de forma autónoma.

Una genial obra de ingeniería civil de la que ojalá nunca tengamos que comprobar su eficiencia.

Foto | Medi XXI GSA