Nuevos hábitats en África para los gorilas
Los grupos ambientalistas que trabajan en el centro del continente africano para salvar a los gorilas, una especie en peligro de extinción, han descubierto nuevos hábitats para estos animales. Además, se trata de lugares muy adecuados para su supervivencia, que incluyen corredores por la selva que sirven como protección y que les permite moverse de un lugar a otro en busca de compañeros. Así lo han señalado responsables del zoológico de Carolina del Norte, la Wildlife Conservation Society y otros grupos que trabajan para la conservación de estos grandes simios.

El análisis del hábitat, de reciente publicación, ha utilizado una combinación de imágenes de satélite y trabajo sobre el terreno. Este estudio ayudará a orientar las decisiones en la futura gestión de los gorilas que viven cerca del río Cross, en la región montañosa de la frontera entre Nigeria y Camerún.

El estudio ha sido publicado en la edición digital de la revista Oryx. Los autores son Richard A. Bergl, del zoológico de Carolina del Norte, Ymke Warren (fallecido), Nicholas Aaron, Andrew Dunn, Imong Inaoyom, y Jacqueline L. Sunderland-Groves, de la Sociedad de Conservación de Vida Silvestre, y John F. Oates, del Hunter College , CUNY.

Los autores han señalado sentirse muy contentos por haber identificado nuevos lugares donde viven los gorilas y otras zonas no ocupadas, pero que podrían ser perfectas para que vivieran los gorilas. Han remarcado, además, que este estudio es un ejemplo de cómo la investigación científica pueden ser aplicada directamente a la conservación de los grandes simios. Los gorilas del río Cross todavía tienen mucho hábitat sin usar, siempre que se tomen medidas para minimizar las amenazas a la población.

Utilizando imágenes de satélite de alta resolución, el equipo de investigación elaboró un mapa de la distribución de los bosques y otro tipo de cubierta vegetal en la región del río Cross. Para verificar estos datos, los investigadores también realizaron trabajo de campo, viajando a más de cuatrocientos puntos de control para confirmar con exactitud los datos del satélite.

Se encontró que el sistema de clasificación de la cubierta terrestre tenía una tasa de precisión del 90%, como mínimo. Cada zona se clasificó basándose en su idoneidad como hábitat para los gorilas (con zonas escarpadas y boscosas lejos de la actividad humana, con una calificación alta, y áreas de tierras bajas donde sí puede aparecer gente, con una calificación baja). El mapa muestra, finalmente, doce lugares con todas las características que necesitan los gorilas para vivir sin peligro.