Obama continúa su lucha contra la contaminación
El Gobierno presidido por Barak Obama continúa acentuando su política de protección del medio ambiente y establecerá límites más estrictos en cuando a la cantidad de contaminación que pueden emitir empresas y vehículos. Será una cruzada contra las partículas nocivas de las chimeneas de centrales termoeléctricas y el humo que sale por los tubos de escape de los motores diésel.

De este modo, la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) planea un nuevo reglamento que obligará a reducir la cantidad de hollín que emiten las centrales eléctricas, los motores diésel, las refinerías y otras industrias. Estas partículas, de tamaño microscópico, están relacionadas con muertes prematuras y mayores tasas de ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares y enfermedades pulmonares, como el asma. En una palabra, son un peligro para la salud pública.

Precisamente es ese ámbito, el de la salud pública, en el que quiere incidir la EPA. Aunque los beneficios medioambientales son evidentes. Todas las familias se beneficiarán, ya que podrán respirar un aire más limpio, señalan desde la EPA.

Grupos de presión de las industrias más contaminantes, así como algunos políticos, se han posicionado en contra de la medida. En el año 2012, el proceso electoral frenó el proceso. Pero, ahora, los estadounidenses han votado y han elegido una política medioambientalmente responsable. Por tanto, Obama debe seguir su plan de limpiar el aire.

La industria del petróleo en contra

Mientras, las industrias perjudicadas, como la petrolera, sigue lanzando mentiras, afirmando, por ejemplo, que “no hay evidencia científica de que con normas más estrictas sobre la cantidad de contaminación mejore la calidad del aire”. En fin, viven en otro mundo: el mundo del dinero y los beneficios aunque sea a costa de la muerte de personas.

Otros, como el senador republicano James Inhofe (un escéptico ante el cambio climático), asegura que la ley perjudicará a la economía del país. Aún no se han enterado de que respetar el medio ambiente beneficia a la economía. Pero, aunque no lo hiciera, lo que está claro es que salva vidas. ¿Cuál es la prioridad de las personas y empresas que están en contra de medidas como ésta?

Como muestra, un botón. En la imagen, la contaminación sobre la ciudad de Los Ángeles.