Objetivo: salvar a los peces sierra, al borde de la extinción
Enésimas víctimas del ser humano, los peces sierra están a punto de extinguirse “como resultado de la sobrepesca y la destrucción de sus hábitats”, advierte la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN). Afortunadamente, junto a la llamada de atención se ha propuesto una estrategia global para evitar su desaparición.

El objetivo y la manera de lograrlo están claros, si bien existe una inevitable incertidumbre sobre la voluntad de hacerlo. Según el Grupo de Especialistas en Tiburones (SSG, por sus siglas en inglés) de esta organización se hace necesario aplicar un plan que promueva la recuperación de los peces sierra, sobre los que se cierne la triple amenaza de la pérdida de hábitats clave como los manglares, la pesca directa y su captura accidental en redes de arrastre y de enmalle.

Aunque la estrategia se detallará en la Conferencia Internacional sobre tiburones que se celebrará en Durban, la IUCN ha difundido un comunicado con sus líneas generales, acompañadas por un desesperado llamamiento por parte de sus autores.

Prohibición del comercio

Proteger de forma efectiva los hábitats, realizar investigaciones estratégicas, la acuicultura responsable, la prohibición del comercio internacional actualmente en vigor o la introducción de fórmulas para prohibir su muerte intencionada son algunas de las más importantes medidas propuestas.

Objetivo: salvar a los peces sierra, al borde de la extinción
El documento también alude a la recaudación de fondos con el fin de garantizar su puesta en práctica, de gran urgencia. De no lograrse, se perdería una especie conocida por el ser humano desde tiempos ancestrales. En palabras de Nick Dulvy, coautor de la estrategia y catedrático de investigación de la Universidad Simon Fraser de British Columbia:

Los peces sierra, venerados durante milenios por culturas costeras de todo el mundo, se enfrentan ahora a un riesgo de extinción aún mayor que cualquier otra familia de peces marinos.

De hecho, uno de los principales objetivos de la estrategia es conseguir de nuevo ese respeto que se le tuvo, esa “veneración de la gente por el pez sierra y así tener éxito con las medidas de conservación “justo a tiempo para sacar a estas especies del borde de la extinción”.