Obtienen biocombustible a partir de los residuos del café
Reciclar los residuos de café para impulsar el tráfico rodado ya es técnicamente posible gracias a un estudio del Centro de Tecnologías Químicas Sostenibles de la Universidad de Bath, en Reino Unido. Su gran logro ha sido transformar restos de café molido en un biodiésel mediante una sencilla técnica que produce dos litros por cada 10 kg de residuos.

Según explican en un artículo publicado en ACS Journal Energy & Fuels, el mecanismo consiste en sumergir el producto en un solvente orgánico especial antes de someterlo al procedimiento habitual para la obtención de combustibles de origen vegetal.

Un gran potencial

De este modo, se lograría aprovechar un resido que de otro modo suele ir a la basura al tiempo que se evita tener que depender de plantaciones exclusivas para su obtención, como ocurre con otros biocombustibles.

El resultado obtenido en pruebas realizadas con diversos tipos de café es un compuesto oleoso similar al de cualquier biodiésel extraído de otras plantas. Eso sí, la utilidad tendría que limitarse a un uso más bien anecdótico, al menos mientras sean necesarios tantos kilos para tan pocos litros.

Por lo pronto, mientras no se mejore esa ratio, lo importante es el potencial de los residuos de café para acabar convirtiéndose en el futuro en un biocombustible sostenible que siente tan bien a nuestro coche como al medio ambiente.
Obtienen biocombustible a partir de los residuos del café
Los investigadores del estudio sugieren empezar produciendo biodiésel para alimentar los vehículos de reparto que utilizan algunas tiendas de café y al tiempo aprovechar para recoger los residuos de sus clientes y llevarlos a una planta de producción de biodiesel central para ser procesados.

No parece mala idea, sobre todo teniendo en cuenta que cada año se producen alrededor de ocho millones de toneladas de café. El aceite vegetal utilizado en labores agrícolas, restaurantes y comercios es otro residuo vegetal que puede transformarse en biodiésel.