Oceana pide proteger el área marina de El Hierro
La isla de El Hierro aparece en los últimos tiempos en los medios de comunicación porque se están produciendo constantes movimientos sísmicos, lo que es un indicio de que se producen erupciones en los volcanes cercanos, situados en el fondo marino. Esto supone que la estructura de la Tierra es esa parte del mundo está cambiando y que toda la zona puede convertirse en un ecosistema único.

La organización internacional de conservación marina, Oceana, ha propuesto, a tenor de lo que está ocurriendo allí, la creación de un área marina protegida de, al menos, 1.650 kilómetros cuadrados alrededor de la isla de El Hierro. Dicha área protegida tendría como objetivo proteger la elevada biodiversidad de la isla, que es única en Canarias. Además, ayudaría que la recuperación ante catástrofes naturales o accidentes fuera mucho más rápida.

Oceana ha presentado pues un mapa con la iniciativa. Pero la propuesta no ha sido improvisada a causa de los recientes acontecimientos, sino que lleva gestándose desde que la organización realizó una expedición a la isla en 2009. Entonces, documentó los fondos hasta una profundidad de setecientos metros a lo largo de todo el archipiélago. Las imágenes que se obtuvieron entonces ya demostraban la singularidad de la isla. Esas imágenes han sido enviadas hace unos días al Instituto Español de Oceanografía (IEO) para apoyar la declaración de zona protegida.

Además, con esas imágenes, los científicos podrán analizar y evaluar los impactos producidos por la erupción del volcán submarino, comparando las imágenes tomadas por Oceana en aquel 2009 con las que se están obteniendo actualmente desde el buque Ramón Margalef.

La singularidad de El Hierro está generada precisamente por la especial forma composición geológica de sus fondos marinos y sus aguas cálidas. Es, para muchos, una de las islas más interesantes del Atlántico desde el punto de vista científico.

En El Hierro hay especies que no se pueden encontrar en el resto de las islas Canarias y que Oceana ha identificado en aguas de la isla. Incluso algunas especies que nunca antes se habían documentado en aguas canarias. Por tanto, lo que pide la organización ambientalista es proteger esta valiosa biodiversidad.