Oceana y Miguel Ángel Silvestre piden una pesca sostenible
La organización ecologista Oceana ha hecho público un informe en el que se denuncia la falta de medidas de gestión para el 82% de las especies pesqueras explotadas por la flota europea. Dicho estudio muestra que 686 especies pesqueras (de las cuales, muchas son consumidas de forma masiva) son capturadas sin las mínimas medidas de gestión necesarias para garantizar su futuro. Un pesca insostenible, en otras palabras. Oceana, a la que ha apoyado en la difusión del trabajo el actor Miguel Ángel Silvestre, pide que aumente el número de especies gestionadas.

Oceana ha señalado que especies tan comunes como el salmonete, la corvina, la sepia, el langostino o el pulpo, carecen de medidas de gestión que especifiquen un límite de capturas y esfuerzo de pesca, lo que equivale al 31% de las capturas y al 36% del valor económico del sector.

El actor Miguel Ángel Silvestre ha señalado que le preocupa ver cómo recursos de mares tan cercanos como el Mediterráneo se agotan sin que se tomen las medidas más básicas para asegurar su futuro. Sin una adecuada gestión, no puede existir sostenibilidad, y sin sostenibilidad, no hay futuro para la pesca ni para los océanos, ha añadido.

El informe destaca la explotación sin gestión ni control en aguas del Mediterráneo, donde la propia Comisión Europea destaca que la gran mayoría de los stocks están sobreexplotados muy por encima de los límites sostenibles. Pero ocurre algo similar en otros lugares donde trabaja la flota pesquera europea, como el Atlántico centro y sur occidental o el Índico occidental, donde, en el mejor de los casos, se definen limites de capturas para las especies más valiosas como los atunes.

Ante esta situación, Oceana propone aumentar progresivamente el número de especies gestionadas para garantizar su explotación responsable y sostenible. Se trataría de que fuera obligatorias ciertas medidas técnicas y de gestión basadas en criterios científicos, o en su defecto, en el principio de precaución.

El director ejecutivo de la organización en Europa, Xavier Pastor, ha indicado que los convenios internacionales, reglamentos europeos y las leyes nacionales de pesca se refieren de forma explícita a la necesidad y obligación de gestionar los recursos pesqueros de manera responsable. Es la forma de garantizar el futuro de la pesca, su viabilidad económica y social.