Ola de incendios en Portugal
Un total de ocho incendios permanecen activos en el norte de Portugal, los más dañinos en los distritos de Viana do Castelo y Vila Real, según ha informado la Autoridad Nacional de Protección Civil portuguesa (ANPC). En concreto, el incendio del concello de Monçao, en Vinana do Castelo, en la costa, cerca de la frontera con Galicia, es el que acumula un mayor número de efectivos: 156 bomberos que cuentan con 38 vehículos y un helicóptero tratan de sofocar el incendio. Las llamas han alcanzado el distrito de Vila Boa y su extinción se ha visto complicada por los difíciles accesos a la zona de bosque afectada. En la misma Viana do Castelo, pero en Ponte da Barca, se ha detectado otro incendio en la madrugada. El fuego cuenta con dos frentes activos y ha obligado a movilizar a trece bomberos con un vehículo y un helicóptero.

En otras zonas también se han producido incendios. En el distrito de Vila Real, cerca de las provincias españolas de Zamora y Ourense, hay 133 bomberos trabajando en la extinción de un incendio en Sao Martinho de Anta, en el concello de Sabrosa, activo desde hace tres días. Los bomberos cuentan con 35 vehículos y cuatro aeronaves. En el mismo distrito, en el concello de Vila Pouca de Aguiar, otros 76 bomberos intentan controlar las llamas en Freixeda y Barrela. En total, durante el pasado domingo 29 de agosto se atendieron 248 incidentes relacionados con el fuego, movilizando unos 5.000 efectivos, según informó la ANPC.

Hasta el momento, el fuego ha desolado más de 20.000 hectáreas, provocando pérdidas superiores a los 20 millones de euros. El Gobierno portugués ha pedido ayuda internacional para combatir el fuego y alejar el fantasma de los grandes incendios que en 2003 y 2005 acabaron con grandes extensiones de bosque e, incluso, algunas poblaciones. Las Fuerzas Armadas de Portugal también han sido movilizadas para ayudar en las tareas de extinción. Más de ochocientos militares ayudan a los efectivos civiles.