Las olas de calor se cuadruplicarán en 2040
Las olas de calor van adquiriendo dimensiones de tsunami conforme avanza el cambio climático, a juzgar por las conclusiones de numerosos estudios. Según el más reciente, la superficie terrestre sufrirá espisodios de calor extremo con una intensidad y frecuencia mucho mayor en los próximos años.

Las olas de calor serán más habituales y se dejarán sentir en área que hasta ahora gozan de un clima moderado, concluye una investigación publicada en la revista Environmental Research Letters.

Las zonas más castigadas en cada ocasión serán una lotería, como ocurrió en Grecia en 2007, en Rusia en 2010 o en Estados Unidos en 2012, pongamos por caso. Pero lo que no dependerá del azar es su mayor virulencia y frecuencia durante las próximas tres décadas y, por supuesto, también en lo sucesivo.

Olas de calor más frecuentes e intensas

De acuerdo con el estudio, las olas de calor extremo serán dos veces más comunes en 2020 y su frecuencia se cuadruplicará para el 2040, lo que supondrá grandes problemas de adaptación.

Los problemas graves surgirán en las zonas que sufran las versiones más intensas de este tipo de eventos. Serán mucho más devastadoras que las actuales, que no dejarán de existir. En 2040 se espera una incidencia de estas olas de calor desorbitadas en el 3 por ciento del territorio, mientras las normales ganarán en intensidad.

Las olas de calor se cuadruplicarán en 2040
Lo más alarmante vendrá de forma progresiva. Con el paso del tiempo, si las emisiones siguen siendo tan altas como actualmente, en 2100 tendremos un escenario en el que las olas de calor abarcarán la práctica totalidad de la superficie terrestre.

El cumplimiento de las aterradoras previsiones del estudio sólo podría frenarlas una significativa disminución de las emisiones, pero mucho me temo que poco puede esperarse al respecto. Hoy por hoy, al menos, su reducción no es un tema prioritario de la agenda política.