Olas de frío en Europa y Norteamérica
Los habitantes de Europa y Norteamérica están sufriendo los rigores del clima. Sendas olas de frío azotan estas dos zonas del planeta, dejando sin servicios básicos a muchas ciudades. En el centro y el norte de Europa decenas de personas han muerto por hipotermia.

Desde hace varias semanas, casi toda Europa sufre una ola de frío ártico. El transporte de viajeros, precisamente en estas fechas navideñas en las que tantos ciudadanos pretenden desplazarse para ver a sus seres queridos, es uno de los servicios más afectados por las nevadas. Varios aeropuertos se encuentran cerrados y han tenido que suspender sus vuelos. La capa de nieve llegó, en algunos lugares, a tener un grosor de hasta 25 centímetros.

Miles de personas están obligados a permanecer en Bélgica a causa de la cancelación o el retraso de autobuses, trenes y aviones debido a las pésimas condiciones meteorológicas. Al sur del país, las fuertes nevadas han ocasionado cortes de electricidad en la red ferroviaria. Han sido cincuenta y tres los días de nieve este año 2010, así como otros tantos días de temperaturas por debajo de los 9 grados bajo cero. Ha sido el mes de diciembre más frío en Bélgica desde 1996.

Más al sur, en un país menos acostumbrado a inviernos tan extremos como es España, treinta y cuatro provincias se encuentran en alerta por temperaturas mínimas de hasta 7 grados bajo cero, según la propia Agencia Estatal de Meteorología de este país. En Francia, las temperaturas también están siendo gélidas, de hasta 17 grados bajo cero, además de producirse nevadas y vientos de hasta 70 kilómetros por hora que han afectado a la circulación de los trenes de alta velocidad.

En Estados Unidos la situación no es mucho mejor. Gran parte del país se encuentra en alerta ante la gran tormenta que entró el día 26 de diciembre por el este del país. Dos de los principales aeropuertos del país, el JFK de Nueva York y el Newark de Nueva Jersey, han tenido que cerrar. Se han suspendido unos 1.500 vuelos en la costa este a causa de las malas condiciones meteorológicas. Millones de personas no han podido regresar a sus casas al acabar sus vacaciones de Navidad.

La ciudad de Nueva York se encuentra en alerta por una fuerte tormenta de nieve. Los vientos pueden llegar hasta los 70 kilómetros por hora. Es bastante probable que se produzcan cortes de electricidad debido a la intensidad de estos vientos, que pueden tumbar algunas líneas eléctricas.

Las aerolíneas cancelan vuelos. American Airlines ha suspendido 393 vuelos; Continental Airlines, unos 265; Delta Airlines, unos 850. Millones de viajeros esperan en los aeropuertos a que pase la tormenta. Otros han quedado atrapados en las carreteras.

El alcalde de Filadelfia, Michael Nutter, ha llegado a recomendar a sus conciudadanos que se queden en sus casas. Tras su paso por el noreste de Estados Unidos, la tormenta se desplazará hacia los Estados de Maryland y Virginia, que ya han declarado también el estado de emergencia. El Servicio Meteorológico prevé que la tormenta durará toda una semana.

A veces, uno tiene la impresión de que el planeta lucha por su supervivencia. Y que lo hace eligiendo una época en concreto.