Ideas para disfrutar de la naturaleza en otoño
El otoño es una estación que nos regala paisajes sublimes teñidos de amarillos y rojos, algo melancólicos, es cierto, pero también tremendamente inspiradores. Aunque llega el mal tiempo y los días se acortan, podemos aprovechar su parte positiva para ir al maravilloso encuentro de la naturaleza.

Cobijarse en casa porque empieza a hacer frío nos impide disfrutar de un entorno distinto, igual de estimulante que cualquier otra época del año, tanto o más que la esplendorosa primavera. Además, al hacer uso de la calefacción y de un sinfín de electrodomésticos, también se hace un mayor uso de energía que dispara nuestra huella de carbono.

Las posibilidades son muchas, tantas como la imaginación nos dicte. Como opciones más clásicas, no pueden faltar los largos paseos a pie o en bicicleta, por el campo o por parques agradables de tu ciudad. Si además tienes la suerte de poder acercarte a un parque natural, la explosión de sensaciones será algo impagable.

Dar largos paseos

La manera de estar en un entorno natural dependerá de tus ánimos, gustos y posibilidades. Si estás en plena forma, una buena sesión de footing o el senderismo son opciones interesantes. En todo caso, los paseos sin más nos compensarán, sean largos o cortos, los hagamos solos o en compañía, a un ritmo rápido o lento…

Si el día sale bueno, otra opción es aprovechar las salidas para ir de picnic o para leer a nuestro autor favorito en un entorno natural, rodeados de un entorno precioso. Además, podemos recoger del suelo hojas de increíbles tonos amarillos, naranjas y marrones para decorar nuestro hogar pegándolas en los cristales, en las paredes o haciendo una corona o centro de mesa, en este último caso combinándolas con frutos de otoño, como las castañas, las manzanas, las uvas, las peras o, por ejemplo, las calabazas.

Ideas para disfrutar de la naturaleza en otoño
Plantar crisantemos en nuestro balcón o jardín es otra manera de darle la bienvenida al otoño. Son plantas ideales para adornar el jardín en esta época del año, ya que su floración se adapta a los días más cortos, si bien precisan el sol directo un mínimo de 4 ó 5 horas al día.