Otro estadio sostenible para la Copa Mundial de Fútbol que se celebrará en Rusia (2018)
La Copa Mundial de la FIFA se celebrará en Rusia en su XXI edición y, aunque todavía quedan unos añitos para el evento, el país ya anda preparando, infraestructuras sin reparar en gastos con una arquitectura sostenible que hace gala de impactantes diseños en plan futurista.

El cuarto de los estadios que se unirá a los otros tres diseñados por la firma Populous se ubicará en la ciudad de Rostov y está inspirado en los antiguos túmulos Kurgan (montes artificiales que cubrían sepulturas) y emulando a su vez remolinos de arena creados en el suelo, en un intento de armonizar con el paisaje.

En su enorme interior (dispondrá de 45.000 asientos) se celebrarán partidos de la Copa Mundial de 2018, si bien una vez finalice el evento se eliminarán 20.000 de sus asientos para conseguir más espacio y así poder adaptarlo a sus nuevas necesidades de uso.

Una ciudad sostenible

Pero ahí no acaba el segundo uso que se le va a dar, porque el Rostov Stadium será clave de un proyecto de ciudad sostenible para tendrá en el estadio un hito urbanístico fundamental que, además de promocionar la cultura, ayudará a proteger los humedales circundantes gracias a un plan integral.

Por lo tanto, además de tener su momento estelar con la competición fubolística, está concebido para luego poderse reconvertir en un centro cultural que sirva de motor para la región y para la creación de una urbe sostenible a su alrededor, que preserve sus ecosistemas.

Como tal, el estadio ha sido construido bajo parámetros ecológicos y estará rodeado por una gigantesca cortina blanca que filtrará la luz natural. Asímismo, favorecerá una aireación natural evitando que entre la lluvia o el viento.

La celebración de la Copa Mundial de Fútbol se llevará a cabo en una docena de ciudades, incluyendo Moscú, San Petersburgo, Kaliningrado, Nizhny Novgorod, Kazan, Samara, Saransk, Volgogrado, Rostov y Ekaterimburgo.