Espantapájaros en los barcos para salvar aves en peligro de extinción
Las grandes aves marinas corren peligro cuando se acercan a los barcos pesqueros. No porque éstos les hagan daño intencionadamente, sino por el simple hecho de que durante las labores de pesca, su vida peligra de forma seria cuando buscan alimento rapiñando pescado o el cebo con el que éste se pesca.

Evitar este peligro, por suerte, es relativamente fácil, y su aplicación resulta factible, ya que es sencilla y tampoco requiere hacer un gran gasto. De forma progresiva, está extendiéndose su uso en distintas partes del mundo.

El invento que está dando tan buen resultado son las denominadas líneas espantapájaros, cuya colocación mejora la sostenibilidad de la práctica pesquera mediante la prevención.

En concreto, se reducen las muertes al ahuyentar a las aves. De otro modo, muchas de ellas acababan muriendo o heridas al lanzarse a los anzuelos para comer la carnada o a las mismas piezas capturadas.

Por otra parte, el uso de estos espantapájaros reduce los problemas para los pescadores, que ya no tiene que hacer frente a este problema. Un ingenioso remedio, por lo tanto, que ayuda a solucionar dos problemas: la conservación de esta fauna, tremendamente amenazada, y una labor pesquera con menos dificultades.

Espantapájaros en los barcos para salvar aves en peligro de extinción
¿Pero, qué son exactamente estos espantapájaros? Como su propio nombre indica, las líneas espantapájaros son unas extensiones de cuerda de las que cuelgan cintas de colores.
Seguir leyendo

Trump autoriza la caza de lobos y osos en su madriguera
Donald Trump sigue con sus iniciativas poco amigas del medio ambiente. El legado ambiental de su predecesor, Barack Obama, no era una panacea, pero empieza a tener un gran valor si comparamos su gestión con la del nuevo inquilino de la Casa Blanca.

De hecho, la ley que acaba de firmar deroga la normativa de su predecesor, permitiendo a partir de ahora a los cazadores a Alaska cazar osos, lobos y sus crías en sus madrigueras, incluso cuando estén en hibernación.

La nueva legislación, por otra parte, también permite dispararles desde helicópteros o aviones. Unas prácticas que los reglamentos aprobados durante la legislatura de Barack Obama prohibían. Entre otras prácticas de caza, se permiten el uso de cebo, las trampas de ajuste, la caza aérea y la matanza de osos, lobos y coyotes en su madriguera.

La ley afecta a 16 reservas protegidas la vida silvestre del estado, con una superficie de 300 000 km2, que dejarán de serlo en este sentido. La nueva ley, presentada por el congresista republicano Don Young, el representante de Alaska, fue aprobada por la Cámara y el Senado, antes de su reciente firma presidencial.

Un paso atrás para la conservación

Impulsada por los senadores republicanos, por lo tanto, supone el final de la protección de estos animales en la reserva nacional de Alaska, puesto que, como hemos mencionado, se deroga la normativa de la administración de Obama que creó una gran zona protegida en la que no se podía cazar a estos animales.

Trump autoriza la caza de lobos y osos en su madriguera
La ley que permite disparar contra animales en hibernación, entre otras medidas apuntadas, obtuvo 225 contra 193 votos, con lo que el paso adelante dado por Obama para la preservación de las especies quedó en nada, tan solo un año después.
Seguir leyendo

Oslo, una ciudad sin carbono y sin coches para 2030
Oslo, la capital noruega, podría ser prácticamente neutra en carbono en 2030. Su gobierno municipal, desde 2015 en manos de la izquierda y los verdes, se ha fijado el objetivo de reducir en un 95 por ciento las emisiones de gases de efecto invernadero.

Desde los años noventa se está llevando a cabo una política ambiental que persigue esta meta. Si en 1990 el objetivo era reducirlos en un 50 por ciento en 2020, la siguiente meta es precisamente ésta.

Oslo es una ciudad populosa. No del tamaño de las grandes capitales europeas, como París o Madrid, pero está en constante crecimiento. Hoy, el fenómeno de la urbanización se manifiesta con intensidad en ciudades de todo tipo, y Oslo camina hacia el millón de habitantes.

Su rápido crecimiento no es la razón más importante por la que sus políticos quieren que la ciudad sea una urbe más limpia para mejorar su habitabilidad. “Si el capital de uno de los países más ricos del mundo no es capaz de actuar con rapidez, por lo que va a encontrarse con problemas muy serios “, explica uno de los responsables de política ambiental del consistorio, el ecologista Daniel Rees.

Oslo, una ciudad sin carbono y sin coches para 2030
Un objetivo ambiental que, sobre todo, obedece a la necesidad de reacción que impone el avance del cambio climático. “Si queremos que el acuerdo sobre el clima en París para convertirse en una realidad, no hay otra opción”, apunta Rees.

Energía verde y fomento del transporte público

Sus centrales hidroeléctricas son claves para lograrlo, puesto que Oslo quiere producir toda su energía a través de ellas, así como la calefacción, que también serán verdes gracias a sus plantas alimentadas por la quema de biocombustibles y bombas de calor.

Seguir leyendo

Máquinas para el jardín de STIHL sin cables
Las plantas no descansan y la llegada del buen tiempo los jardines cobran protagonismo pero antes de disfrutar de ellos conviene darles un repaso a fondo. Para la tarea de cortar el césped o podar los árboles te recomendamos visitar una de las tiendas especialistas de STIHL, la marca de motosierras número uno en todo el mundo, ocupando un lugar de liderazgo en el mercado de máquinas a motor.

En sus establecimientos encontrarás todo lo que necesitas para dejar a tu jardín impecable para la temporada de verano, por ejemplo: cortasetos, motosierras o sopladores, todos cuentan con la última tecnología. La marca hace valor sus 90 años de experiencia en la fabricación de máquinas para el bosque que te garantizan un trabajo tranquilo y eficaz. Seguir leyendo

Los corales, cada vez más cerca de la extinción
Los corales marinos y el cambio climático son un binomio imposible. Básicamente, porque, más temprano que tarde, éste acabará con aquel a consecuencia del calentamiento global y de la consiguiente acidificación del océano.

Los expertos no cesan de advertirlo, aunque siempre se espera que estos ricos ecosistemas puedan acabar adaptándose o recuperase con el tiempo, cuidados y, sobre todo, tras una reducción de emisiones de efecto invernadero. Pero el tiempo pasa sin los necesarios avances, y la cuenta atrás del cambio climático no se detiene. Resultado: la situación no mejora, es decir, la degradación de los océanos sigue avanzando y, con ella, el declive de los corales.

Como es bien sabido, los corales son claves en el ecosistema marino. Podemos definirlas como el equivalente oceánico a las selvas amazónicas, cuyo equilibrio, así pues, supone la conservación de una rica biodiversidad. Su deterioro y extinción, por su parte, implica justo lo contrario.

Es decir, cuando los corales mueren, con ellos lo hace todo un ecosistema: fauna y flora, o sea, plantas y animales que encuentran en estos hábitats alimento y refugio.

Los corales, cada vez más cerca de la extinción
Su desaparición, por lo tanto, puede llevar al colapso de ecosistemas enteros. La Gran Barrera de coral australiana, el Triángulo del Coral entre Indonesia, Malasia y Filipinas, así como la región del Caribe, son puntos del planeta especialmente vulnerables.

La amenaza del cambio climático

En estos enclaves encontramos la mayoría de las especies de coral amenazadas, si bien la acidificación del océano es un problema global que provoca el fenómeno de la decoloración de los corales, un problema latente o manifiesto, que les afecta en mayor o menor medida.

No olvidemos que la acidificación de los océanos es un proceso que está acelerándose con la emisión de gases de efecto invernadero. De forma natural, dentro del ciclo del carbono, el océano actúa como sumidero disolviendo el CO2 de la atmósfera en sus aguas, lo cual provoca un aumento de su acidez, puesto que la concentración de este gas de efecto invernadero también aumenta.

Los corales, cada vez más cerca de la extinción
En último término, esta mayor acidez desencadena una serie de consecuencias que acaban dejando a los corales sin una de sus principales fuentes de alimento, unas algas microscópicas que viven en el mismo tejido del coral.

Son estas algas simbióticas las que, como resultado del aumento de las temperaturas, se separan de ellas, dejándolas sin nutrientes y también sin su característico aspecto colorido.

Un negro futuro

Las previsiones de futuro son pesimistas. Según se deriva de la documentación del Quinto Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), el 74 por ciento de los corales estarán blanqueados para el 2045, según un artículo publicado en la revista Nature Climate Change.

Los corales, cada vez más cerca de la extinción
Se trata, por lo tanto, de un blanqueamiento masivo que, sin embargo, no es sinónimo de muerte de estos valiosísimos parajes naturales.
Seguir leyendo

Wildpoldsried, el pueblo de la energía renovable
Wildpolsried, un pueblo de la región alemana de Baviera, se ha convertido en un referente mundial de las energías renovables. ¿Su maravilla? Ha sabido aplicar una simple idea básica: la transición energética es un objetivo prioritario, debe implicar a todo el pueblo, y también beneficiar a sus habitantes.

La doble apuesta de buscar ese paso a las energías verdes logrando una gran implicación de sus habitantes y, por lo tanto, fomentando la economía local caracteriza a este pequeño gran milagro verde que ha convertido la energía alternativa en una fuente de riqueza para el municipio.

En otras palabras, los inversores externos no han sido los impulsores de esta iniciativa, que empezó a cobrar fuerza con el inicio de siglo, coincidiendo con la edad dorada de las energías verdes en el país, al margen de que ahora Alemania se encuentre en la punta de lanza de los países que más se mueven hacia la tan necesaria sociedad baja en carbono.

Un primer impulso

Antes de la importante reducción de los subsidios que se disfrutaron en el país germano en los años noventa, Wildpolsried supo aprovechar las ayudas de forma que ahora, cuando éstos están recortándose, su camino andado los convierte en imparables.

Wildpoldsried, el pueblo de la energía renovable
A su vez, los productores locales de energía solar y eólica han disfrutado de precios fijos y acceso prioritario a la red, por lo que se trata de inversiones con apenas riesgo. Un escenario idóneo para ir a por todas, tal como hizo este municipio bávaro, un modelo que no deja de suscitar la curiosidad de los expertos, políticos, funcionarios y diplomáticos. Cada año centenares de visitantes acuden a interesarse por Wildpolsried, el pueblo de las energías limpias.

Quintuplican la energía que necesitan

¿Y, qué se encuentran al llegar? Una población de alrededor de 2.600 residentes, situada al pie de los Alpes bávaros, donde se las han ingeniado para producir cinco veces más electricidad de la que consumen.
Seguir leyendo

5 gestos que contaminan más de lo que imaginas
Echar materiales tóxicos a la basura, cuando deberíamos hacerlo en un punto limpio, especialmente pensado para su correcto reciclaje, pasa una elevada factura al medio ambiente. Y lo mismo cabe decir de otros gestos aparentemente inocentes que, sin embargo, pueden provocar daños ambientales importantes, como ocurre con la romántica idea de soltar globos al aire.

En este post vamos a ver cinco gestos muy habituales sobre los que falta concienciación. Como pensamos que informar es el primer paso para ser más responsables con el medio ambiente, un buen modo de empezar a ser más críticos con nuestras costumbres cotidianas es conocer más sobre las consecuencias que tiene actuar demasiado alegremente en un sinfín de situaciones.

1. Tirar las pilas a la basura

El efecto que provocan las pilas en el medio ambiente es cualquier cosa menos benéfico, con el agravante de que se trata de un producto de uso masivo, con lo que a nivel global el drama ambiental está servido.

5 gestos que contaminan más de lo que imaginas
A la hora de desechar las pilas hemos de tener en cuenta que no hacerlo correctamente significa que contribuir a un proceso de contaminación en suelo y agua. Por poner un ejemplo, se estima que una pequeña pila de mercurio de tipo botón, como las que se usa en relojes o audífonos es capaz de contaminar unos 600 mil litros de agua, mientras la pila de zinc poluciona unos 12 mil litros y la pila alcalina unos 167 mil litros, pongamos por caso.
Seguir leyendo

ITER: ¿la energía verde del futuro?
El programa ITER (Reactor Termonuclear Experimental Internacional) tiene un claro objetivo: generar energía limpia e ilimitada reproduciendo la reacción de fusión que se produce en el corazón del sol. Por lo pronto, esta instalación nuclear experimental está avanzando, pero el precio es quizá demasiado elevado.

Tras su nacimiento en los años ochenta, una iniciativa de los gobiernos estadounidense y ruso, actualmente sus precios desorbitados los asumen también los gobiernos de China, Japón, Corea del Sur e India (9 por ciento cada uno), además de la Unión Europea y sus socios, aportando el 45 por ciento del enorme presupuesto del proyecto.

Se trata, en efecto, de un proyecto de gran complejidad que plantea grandes desafíos a nivel de fondos, pues el presupuesto no deja de aumentar, y también tecnológicos. La posibilidad real de que llegue a buen término es todavía una incógnita.

La tecnología necesaria para sacar adelante el proyecto puede acabar retrasándolo sine die. Tal y como publicó recientemente el New York Times, los inconvenientes técnicos vienen de la necesidad de construir una infraestructura gigantesca que para funcionar adecuadamente necesita contar con una precisión extrema.

ITER: ¿la energía verde del futuro?
Aun yendo todo según lo previsto, los plazos son larguísimos. Como primer gran hito, sería una buenísima noticia que el reactor fuese capaz de llevar a cabo la reacción de fusión durante unos pocos minutos en 2035.

Es decir, se obtendrían los primeros resultados concretos tras 50 años desde el nacimiento de la iniciativa, después de gastar miles de millones. Pero no solo eso, porque además si pasados los años, los lustros y décadas no funciona o no lo hace como se espera, todo habrá sido en vano. Porque, sencillamente, no hay alternativa.

No, al menos, a día de hoy, además de que cualquier pequeño error puede suponer un fracaso difícil de remontar. Así las cosas, que el proyecto sea tan a largo plazo y con tan pocos resultados palpables está haciendo temer por su continuidad.
Seguir leyendo