Así contribuyen los ríos a la contaminación marina
Si los ríos van a la mar, que es el morir, parafraseando uno los versos más conocidos de Jorge Manrique, en este caso dicha muerte sería sinónimo de contaminación. Porque, como es bien sabido, los ríos introducen contaminantes en el mar de un modo constante, produciendo importantes desequilibrios y daños en el ecosistema marino.

En este post vamos a hacer un repaso general a esta cuestión, con el fin de que nos sirva como introducción y también, cómo no, para concienciarnos más sobre la necesidad urgente de reducir la polución que llega al mar, sea a través de los ríos o de cualquier otro origen.

¿Qué contaminación llega del río al mar?

El impacto ambiental de los ríos en los océanos es tremendo. Según el proyecto de investigación “River imputs to ocean system”, realizado en los ochenta y uno de los primeros monográficos que daba cuenta de esta problemática, los ríos se consideran “la principal ruta” de introducción de contaminantes producidos por la actividad humana como por causas naturales.

Así contribuyen los ríos a la contaminación marina
Actualmente, la tónica sigue siendo la misma, en particular cuando se trata de analizar sus daños en las zonas costeras, razón por la que se pone el acento en la importancia de controlar las cuencas hidrográficas para reducir su impacto.

En otras palabras, la gestión de los ecosistemas marinos no empieza y acaba en el mar, lógicamente. Además de un sinfín de aspectos que son ajenos a los ríos, también requiere llevar a cabo una gestión integral, que incluya los recursos de agua dulce. En definitiva, se trata de gestionar de forma sostenible los ríos para que no acaben degradándose a nivel ambiental y, con ello, hagan lo propio con los mares.
Seguir leyendo

El comercio ilegal de pieles de burro está masacrándolos
Si Juan Ramón Jiménez y su adorado Platero supieran de esto, la pena, penita, pena vendría a aflorar a sus ojos sin remedio. Porque de llorar sin consuelo es el drama que les ha caído a los burros, ahora en el punto de mira de la medicina tradicional china con un fin nada cariñoso.

Eso no significa nada bueno, como es fácil adivinar. Y es que mal arreglo tiene que se quiera a toda costa despellejar a cuantos más burros, mejor, con el fin de convertir sus pieles en remedio para la cura de distintas dolencias. O, lo que es aún peor, poner montañas de dinero sobre la mesa para lograrlo.

Por otra parte, unas terapias cuya evidencia científica es igual a cero, aunque tanto se da a la hora de incrementar una voraz demanda, que no parece encontrar fondo. Ya ocurrió con los rinocerontes, con los pangolines o con otros muchos animales, que siguen siendo víctimas de la medicina tradicional asiática.

El comercio ilegal de pieles de burro está masacrándolos
Animales de carga, tan maltratados durante siglos en un sinfín de países, ahora además se encuentran con esta terrible condena que pinta de negro su destino de un modo realmente trágico.

No se trata de una moda, sino del signo de los tiempos, una suma de barbarie y globalización a partes iguales. Básicamente, hay déficit de burros en China. Un desequilibrio entre oferta y demanda que procede de la misma evolución de la sociedad.

El hecho de que la sociedad tradicionalmente agrícola vaya cediendo terreno ante la urbanización y el desarrollo, dejando de lado su uso en favor de modernos métodos de labranza, está haciendo que los burros ya no se utilicen con la frecuencia de antaño.

El comercio ilegal de pieles de burro está masacrándolos

El triste destino del burro

¿Alguien imaginaba un mundo idílico, que jubilara al burro de una vez por todas, agradeciéndole los servicios prestados durante tantas generaciones cuidándolo en santuarios? ¿O quizá podrían volver como jardineros, limpiando bosques y prados?

¿Y qué tal si se destinaran a ayudar a los ganaderos de granjas ecológicas a evitar ataques de lobo, mientras pacen tranquilamente al aire libre?

Este mundo feliz no tiene cabida en el mundo real, y mucho menos en China, para qué engañarnos. En aquellas tierras, el burro no solo no se retira sino que acaba siendo un animal de granja cuya carne no deja de aumentar de precio.

El comercio ilegal de pieles de burro está masacrándolos
En efecto, la carne de burro es un alimento común, sobre todo en las regiones del norte del país. El resultado no es otro que la crianza de burros por la industria cárnica que, por otro lado, apuesto a que no dejará pasar la oportunidad de sacar un buen capital vendiendo sus pieles al sector farmacéutico tradicional.

Seguir leyendo

La práctica de deportes ecológicos

El deporte es una práctica beneficiosa para la salud que a todos nos viene bien y, en principio, hacer deporte no está reñido con no ser ecológico, pero hay algunos ejemplos humanos en los que diversas prácticas deportivas han resultado en un daño para el Planeta. Por ejemplo, los Juegos Olímpicos de Londres produjeron en dos semanas tantas emisiones de gas como lo hubieran hecho 200.000 hogares europeos en todo un año; 12.000 toneladas de residuos produce la organización del Tour de Francia de ciclismo y las escuelas de vela francesas utilizan al año 800.000 metros cúbicos solo para limpiar el material.

La práctica de deportes ecológicos

Además, lamentablemente, el proceso de fabricación del material que se usa para algunos deportes (skate, patinaje, vela…) suele ser extremadamente dañino para el medio ambiente.

La práctica de deportes ecológicos

Por lo cual, a partir de hoy, podemos poner en práctica pequeños trucos para hacer deporte del modo más respetuoso posible con el Planeta. Recuerda que hacer ejercicio comporta grandes beneficios para nuestra salud y nos permite disfrutar de momentos de relajación y bienestar en contacto con la naturaleza.
Seguir leyendo

Los hijos de esta anciana india son árboles
Ahora que está de moda ser madre a avanzada edad, y que tanta polémica despierta la cuestión, conocer este caso nos reconcilia con la idea de un modo casi mágico. Y es que poca crítica puede suscitar la preciosa historia de esta mujer centenaria, madre de unos hijos bien plantados y llenos de vida, que beben agua, aire y sol.

En efecto, ella es humana, y como es fácil adivinar, sus hijos son árboles. Conocida por sus vecinos como “Saalumarada”, que significa “fila de árboles” en canarés, una lengua del sur de la India, este año ha soplado 105 velas, mientras su prole se cuenta por cientos y superan el medio siglo.

Plantar árboles le trajo la felicidad

Conocer la historia de Thimmakka, su verdadero nombre, significa entender lo cruel que puede llegar a ser una sociedad cuando margina por distintos motivos que, lógicamente, en modo alguno tienen justificación.

Dos de ellos: la pobreza y la infertilidad, fueron auténticas losas para ella durante años y años. No es nada extraordinario en la sociedad india castigar la infertilidad con el rechazo social, como tampoco resulta extraño que, de un modo u otro, también ocurra en otras sociedades.

Pero nuestra protagonista y nuestra historia están en la India, donde ser pobre y no poder tener hijos pueden acabar provocando un auténtico drama en la vida de una persona. Así fue como lo vivió Thimmakka: sufrió el estigma social por doble partida, pero su historia no tendría un triste final.

Los hijos de esta anciana india son árboles
Muy al contrario, aun a riesgo de parecer cursi, lo cierto es que en su caso se cumplió aquello de que el amor lo puede todo: el amor de su segunda pareja, tras quedar viuda, y también su amor por la naturaleza.

Las cosas mejoraron cuando su situación parecía ir de mal en peor, pues enviudó y ello le supuso más marginación y repudio, ya que parientes la rechazaban. Por aquel entonces, pensar en su vida era un mar de lágrimas: desde pequeña estuvo trabajando de sol a sol, y su existencia no había mejorado desde entonces.

Nacer pobre en una sociedad de castas, concretamente en el poblado de Hulikal, a más de 2.000 kilómetros al sur de Nueva Delhi, la capital, es prácticamente una condena para cualquiera, pero en su caso no todo estaba escrito.

La madre naturaleza

O quizá sí, pudiera ser que ese giro positivo, tan inesperado, estuviera escrito en las estrellas, las mismas que iluminan los caminos que bordean los árboles estaba destinada a plantar.

La suerte tenía un nombre: Bikkala Chikkayya, el hombre que pronto se convertiría en su marido. Con él compartió 25 años, y gracias a él pudo ver la luz al final del túnel.

Los hijos de esta anciana india son árboles
Fue su esposo el que la animó a sembrar árboles tras años de intentos infructuosos para concebir, y también le ayudó a cuidarlos, sobre todo a protegerlos del ganado y a regarlos. De no recorrer cuatro kilómetros cargados con agua para regar a sus árboles, éstos no hubieran sobrevivido.
Seguir leyendo

Un hogar en el bosque, inspiración para la construcción de casas ecológicas
La construcción de casas ecológicas tiene muchas vertientes, y las de madera pueden ser un buen ejemplo de este tipo de apuestas verdes que, fundamentalmente, buscan el logro de un hogar confortable sin que ello suponga un daño ambiental.

Lógicamente, no en términos absolutos, sino más bien comparativos, puesto que la mejor manera de no dañar el entorno es abstenerse de construir. O talar lo menos posible, si de casas de madera se trata.

Una casa ecológica

Sin embargo, respetando o cumpliendo aspectos claves como son la certificación de la madera, el uso de materiales locales para reducir la huella de carbono o, por ejemplo, la integración de la construcción con el entorno ganamos puntos verdes.

Otras formas de llevar a cabo una construcción ecológica consiste, pongamos por caso, en la elección de su orientación teniendo en cuenta la distribución de unas u otras estancias o la inclusión de elementos pasivos. Finalmente, al margen de estándares ecológicos que exijan el cumplimiento de determinados requisitos, la suma de decisiones acertadas en el terreno de lo ecológico dará un mejor o peor resultado.

Un hogar en el bosque, inspiración para la construcción de casas ecológicas
El término de casa ecológica, en suma, engloba una gran cantidad de tipos, sistemas constructivos y materiales, pudiendo serlo en mayor o menor medida. Una vez finalizadas, lo serán en mayor o menor medida, del mismo modo que habrá que tener en cuenta también el impacto ambiental que supone su habitabilidad. Es decir, la huella que implica el día a día en un sinfín de aspectos.

Una casa de madera hecha por un carpintero

La casa que nos ocupa cumple la definición general de casa ecológica, entendida como una construcción que respeta el entorno en la medida de lo posible, además de estar construida con materiales naturales.

A su vez, está construida pensando en el aprovechamiento de los recursos naturales del sol y el paisaje (el bosque, las pistas de esquí del Monte Glen y el río) para el confort y bienestar de sus habitantes. Es una casa que, además, representa la culminación de un sueño personal.

Un hogar en el bosque, inspiración para la construcción de casas ecológicas
Se encuentra en un entorno idílico, y es una casa hecha artesanalmente, aunque viéndola cueste creerlo. Y es que la historia que lleva a su construcción es, cuanto menos, curiosa, puesto que la ha construido un joven carpintero canadiense que quería tener una casa hecha con sus propias manos.

¿Y qué menor manera de hacerlo que aprovechando su talento para trabajar la madera? Eso sí, contó con la ayuda de un estudio de arquitectura, concretamente L’Atelier l’Abri para la confección del diseño, cuyos principales elementos eran la madera y el concepto de integración con el entorno desde adentro y afuera.
Seguir leyendo

Actividades como lavar la ropa o conducir polucionan los océanos
Los microplásticos son unos plásticos microscópicos, que contaminan los océanos junto con otros de mayor tamaño, como bolsas, botellas y otros envases que, con el paso del tiempo también acaban degradándose, hasta disolverse en el agua igualmente. Se trata de la conocida como sopa de plástico, y a ella contribuyen objetos cotidianos que usamos en el día a día.

Según advierte un nuevo estudio de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN, por sus siglas en inglés), los océanos están siendo contaminados con una preocupante cantidad de microplástico, además de otros tipos de plástico que no representan un problema menor.

De seguir así, mucho antes de lo que imaginamos los mares acabarán convirtiéndose en un inmenso basurero flotante. En algunas áreas como Europa o América del Norte, de acuerdo con el trabajo, la contaminación por microplásticos es mayor que la provocada por los plásticos más grandes.

En concreto, la UICN destaca el problema que suponen los procedentes de neumáticos y textiles, sin contar otros microplásticos, como fuente de contaminación más importante que los plásticos visibles a simple vista.

Un tercio de la sopla de plástico

Para hacernos una idea de lo dañino que puede ser este plástico para los ecosistemas marinos, la UICN explica que las partículas invisibles de productos tan comunes como son la ropa sintética y los neumáticos para automóviles suponen un tercio del microplástico que contamina los océanos.

Actividades como lavar la ropa o conducir polucionan los océanos
Así lo concluye el informe realizado por este grupo conservacionista, cuyo objetivo es concienciar sobre este tipo de contaminación, en la que normalmente no se suele poner el foco.

Ser ajenos a esta realidad es sinónimo de agravamiento de la situación. Por el contrario, actuar puede hacer una gran diferencia. Desde UICN se hace un llamamiento a la población para poner freno a esta situación.

La necesidad de actuar: fabricantes y consumidores

Solo si los consumidores reaccionan, y lo hacen a tiempo, se podrá detener esta masiva contaminación que no cesa para así salvar los ecosistemas, al tiempo que preservamos la salud humana.

Actividades como lavar la ropa o conducir polucionan los océanos
“Nuestras actividades diarias como lavar la ropa y conducir contribuyen significativamente a aumentar una contaminación que asfixia nuestros océanos, con efectos potencialmente desastrosos”, dice Inger Andersen, director de la UICN.
Seguir leyendo

Descubre cuáles son los países más tóxicos del planeta
La contaminación atmosférica es un problema global, que afecta de forma desigual a las distintas regiones del planeta. ¿Qué países ocupan las posiciones más elevadas del ranking, siendo especialmente tóxicos? Un nuevo mapa de The Eco Experts hace luz al respecto.

Las imágenes que acompañan este post pertenecen a este estudio, a partir del cual se han realizado mapas que nos indica cuáles son los países más tóxicos del mundo. Si quieres descubrir lo que respiras, busca tu país en el primer mapa, quizá te sorprenda, o puede que ocurra todo lo contrario.

Para su realización se ha trabajado con datos externos relativos a la mortandad ocasionada por la contaminación del aire y las emisiones de CO2. En concreto, los datos de la investigación proceden de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

Descubre cuáles son los países más tóxicos del planeta
Yendo a aspectos técnicos, además de la contaminación del aire, para la clasificación entraron en juego otros factores. Es su suma el que actúa de tamiz para ofrecer los resultados que se ven en el mapa.

Entre otros, se tuvo en cuenta qué datos tenía cada país en cuestiones clave como la producción de energía verde, el consumo de energía y las emisiones de CO2 por combustión de combustible, ambos factores según sus cifras per cápita, así como las muertes por contaminación del aire que se producen por cada 100.00 habitantes.

Los países más tóxicos

El estudio ha incluido en la lista a 135 países por lo que quedan fuera más de medio centenar, ya que en el mundo hay 198 países distribuidos en los cinco continentes, pero aún así ofrece datos tremendamente representativos del problema que sufre la humanidad.

Descubre cuáles son los países más tóxicos del planeta
De esos 135 países, los que encabezan la lista son potencias petroleras y productoras de gas, por lo general con escasa inversión en renovables. Básicamente, aquellos más ricos en petróleo. En efecto, algunos de ellos se encuentran también entre los países más ricos del mundo.
Seguir leyendo

Las renovables, competitivas frente a las energías fósiles
Las renovables van ganando terreno en el mercado energético, y lo hacen a pasos agigantados. Son varios los estudios publicados recientemente sobre este avance imparable, en los que se destaca tanto el progresivo descenso de sus costos, especialmente en la solar, así como el actual contexto favorable a una transición urgente hacia una sociedad baja en carbono.

El simple hecho de que el informe de Lloyd’s Register más reciente se haya centrado en las energías verdes, dejando en un segundo plano temas relacionados con las energías fósiles, que hasta ahora estaban llamando su atención, es una señal muy elocuente.

En efecto, el monográfico de esta famosa consultora dedicada a las renovables llega en un momento caliente, en el que todo son interrogantes y grandes esperanzas en un contexto que aporta también grandes certidumbres.

Un cambio de tal envergadura, el que supondría la sustitución de los combustibles fósiles (petróleo, carbón y gas) por las energías ecológicas solo puede definirse como revolucionario. Aunque se trate de una sustitución progresiva, tanto se da, en realidad, habida cuenta de la hegemonía secular y nefasta omnipresencia de las energías fósiles.

El futuro prometedor de la energía solar

La conclusión del nuevo informe de Lloyd’s Register (goo.gl/3V0ziC), publicado este mes de febrero subraya precisamente esto, una progresiva sustitución de los combustibles fósiles por unas renovables que no cesan de cobrar importancia a nivel global.

Las renovables, competitivas frente a las energías fósiles
Apostar por las energías ecológicas, ya sea invirtiendo o haciendo leyes y políticas que las impulsen, ha dejado de ser apostar por el caballo perdedor. Y es que las tecnologías que trabajan con fuentes renovables, siempre según la misma fuente, han dado un salto cualitativo que las convierte en competitivas.

Energía solar e innovación son conceptos clave. Por un lado, el estudio destaca la importancia de la tecnología fotovoltaica como punta de lanza del sector a nivel de competitividad. De hecho, de entre todas las energías verdes, la solar fotovoltaica es la que más ha logrado y también de la que más se espera. Una energía prometedora de cara a un futuro cercano, de la que se espera un mayor impacto, junto con los avances que se estan produciendo en el almacenamiento.

Así pues, las energía verdes más populares, como son la solar y eólica precisan de un buen respaldo en este sentido, puesto que su generación es irregular, y el almacenamiento se hace imprescindible. Un sector, por otro lado, en el que se ha avanzado mucho, si bien todavía queda mucho camino por recorrer.

La necesidad de innovar

Sin olvidar, por otra parte, la gran relevancia que tiene la innovación para el avance de las energías verdes, concluye el informe. Otros aspectos, sin embargo, se consideran un blanco en la diana, como es la gran aceptación que tiene la energía fotovoltaica.
Seguir leyendo