Paisajes que son Patrimonio de la Humanidad
La Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) considera que son Patrimonio de la Humanidad todos los sitios específicos del planeta que han sido confirmados para ser incluidos en la lista que mantiene el Programa Patrimonio de la Humanidad. Los 21 estados miembros elegidos por la Asamblea General de Estados Miembros se encargan de catalogar, preservar y dar a conocer sitios que por su importancia natural o cultural merecen una denominación y una protección especial.

Es el caso de bosques, lagos, montañas, cuevas, desiertos, ciudades, edificaciones… En estos momentos hay 962 sitios que han sido considerados como Patrimonio de la Humanidad. De todos ellos 745 son culturales, 188 son naturales y los 29 restantes son mixtos.

Distribución geográfica

Por zona geográfica se da la siguiente distribución de sitios naturales y mixtos:

1- Europa y América del Norte: 59 naturales y 10 mixtos
2- Asia-Pacífico: 55 naturales y 10 mixtos
3- África: 35 naturales y 4 mixtos
4- América Latina y el Caribe: 35 naturales y 3 mixtos
5- Estados Árabes: 4 naturales y 2 mixtos

Paisajes que son Patrimonio de la Humanidad

Sitios en peligro

Hay que decir que dos lugares que formaban parte del Patrimonio de la Humanidad han sido retirados de la lista por falta de protección de sus respectivos países. Además, se ha elaborado una lista del Patrimonio de la Humanidad en peligro que incluye varios sitios que podrían ser destruidos por conflictos armados, por catástrofes naturales o por culpa de la actuación del ser humano (más que nada por el turismo masivo).

En esa lista no encontramos ningún sitio protegido que esté en España. Son principalmente de países como Siria, Jordania, Israel, Afganistán, Malí o la República Democrática del Congo.

Hay que actuar para cuidarlos

Para terminar, podéis ver una recopilación de paisajes que por suerte forman parte del Patrimonio de la Humanidad. Es importante que luchemos por conservarlos, ya que en algunos casos las actuaciones de los gobiernos no van en favor de su defensa, sino que responden a intereses económicos que muchas veces están relacionados con la explotación del negocio turístico.