Pan ecológico de la biomasa
Hoy en días las energías renovables nos demuestras que cada vez son mayores las posibilidades que nos ofrecen en cuanto a la aplicación de esas nuevas energías en campos de la vida cotidiana y así lo han descubierto recientemente en la panificadores Artesanos y Maestros Panaderos en Elche (Alicante). Recientemente han estrenado un quemador para uno de sus hornos que utiliza pellets (virutas y serrín de madera sacada y prensada) como combustible.

Este nuevo proyecto ha sido desarrollado por la empresa ilicitana Effitech, que se especializa en servicios e instalaciones de energías renovables y asuntos de eficiencia energética. Con esta iniciativa, la empresa se ha puesto a la cabeza por lo que a desarrollo de la biomasa en España respecta. Según el gerente de Effitech, “es un sistema bastante novedoso. En España sólo había dos de este tipo instalados previamente”.

La instalación consistió en sustituir el quemador de gasoil del horno de mayor capacidad de la panificadora, por uno nuevo que utiliza como combustible pequeños cilindros de madera residual (serrines y virutas) secados de manera natural y prensados. Este material natural es conocido genéricamente como pellet y su punto fuerte es su precio, pues resulta especialmente barato si se compara con otras fuentes fósiles como gasoil o gas natural. El empleo de este material, supone un ahorro de combustible para la panificadora de cerca de un 50% si se compara con el gasoil.

Otra de las ventajas que tiene el empleo de este material, es que logra un ciclo neutro de CO2 que no afecta a nuestro planeta, frente a las elevadas emisiones de dióxido de carbono que emana la combustión del gasoil. Las emisiones que se causan por la combustión del pellet, no son superiores a las generadas por el propio proceso de descomposición natural que sufría esta misma madera en el campo.

Pan ecológico de la biomasa
El dispositivo instalado está compuesto de un depósito para la acumulación del pellet, un sistema de alimentación que conecta el combustible acumulado con el quemador y un cuadro de control que comanda todos los elementos de la instalación de manera totalmente automatizada según cuanta temperatura requiera el horno en cada momento.

Según los estudios previos a la instalación del quemador, Effitech calculó que en tres años podrían amortizar los 12.000 euros invertidos en el proyecto, plazo de tiempo que será recortado gracias a la subveción concedida por la Agencia Valenciana de la Energía, que se hará cargo de un 40% del coste total.

La panificadora en la que se ha instalado el quemador se ha mostrado muy satisfecha por el rendimiento energético y económico e incluso están pensando en adaptar otros dos hornos con los que cuentan. Según sus propios cálculos, con los tres hornos funcionando con biomasa, la previsión sería de unos 36.000 euros de ahorros al año en combustible.