Los pañales de tela lavables: una alternativa ecológica

¿Alguna vez has pensado cuántos pañales desechables se utilizan al año en el mundo? Es sin duda uno de los productos que más gastamos cuando tenemos un bebé. ¡Y usamos cada año cientos de ellos! Seguramente, al cabo de un tiempo, lo has notado en la factura. El medioambiente también lo sufre.

Los desechos de pañales son un gran problema para la ecología. Además, un niño gasta una media de 1.250 pañales desechables durante sus dos primeros años de vida.

Sin embargo, las asociaciones y compañías ecológicas ya se han dado cuenta de este gran gasto y trabajan para poder ofrecer alternativas. La más común son los pañales ecológicos fabricados en tela, que son lavables y ofrecen con una garantía de calidad óptima para nuestro niño o niña. Duran mucho más tiempo, se lavan con facilidad y llegan a absorber incluso mejor que los tradicionales.

Los pañales de tela lavables: una alternativa ecológica

Muchas madres, sin embargo, aunque quieren ser ecológicas, temen usar los pañales de tela por considerarlos más ásperos para la piel de su bebé que los de algodón. Para ello, por supuesto, no se trata de comprar cualquier tipo de tela, sino de elegir la mayor calidad para el bienestar y comodidad de los pequeños. Aunque son menos económicos, a la larga vamos a ahorrar mucho más que con los desechables. Además, que sean buenos no quiere decir que vayan a costarnos demasiado.

Materiales

Los pañales de calidad deben estar elaborados con telas muy especiales, siendo recomendable elegir microvellón para la cara interior. ¿Por qué? Porque este tejido es suave pero muy absorbente, y se seca en seguida. Aparte de microvellón, existen otras alternativas como la duvetina de poliéster, aunque mucha gente insiste en que la calidad es peor y el pañal nos durará menos tiempo.

Los pañales de tela lavables: una alternativa ecológica

Para la tela exterior, los comerciantes de pañales ecológicos afirman que la mejor es el poliuretano, un material impermeable que no permite la salida de líquidos, pero sí hace pasar el aire, para que el culito del bebé esté seco y aireado. Igualmente, existen otras alternativas, aunque las madres que han probado muchos tipos de pañales, insisten que el poliuretano es ahora mismo la tela más conseguida.

Absorbentes

Por supuesto, no solo el material del que esté hecho es importante; sino también su sistema de absorción interior. Para ello, debes escoger un pañal que tenga varias capas de tela, siendo el bambú una buena opción por su capacidad de absorber, además tiene que contar con adaptadores y todo su entramado debe ser de gran calidad. Antes de la compra, compáralo con el más completo pañal desechable del mercado y no te conformes con menos para el bienestar del bebé.

Para su fijado, lo mejor es el velcro, un velcro bueno que nos va a permitir mantenerlo fijo, que no apriete ni haga roces a la piel del bebé.

Como los niños pequeños crecen a tal velocidad, y al ser estos pañales fabricados con intención de durarnos varios años, no es necesario comprar uno para cada mes, sino utilizarlo durante mucho más tiempo. Te recomendamos por tanto escoger tiendas que los vendan de una sola talla, adaptados para todas las edades, con velcro ajustable según va creciendo el cuerpo del bebé.

La gran mayoría pueden adaptarse fácilmente desde los 3 kg hasta los 20 kg; es decir, desde que son recién nacidos hasta que comienzan a utilizar el baño por sí solos. La versatilidad en configuraciones de talla te ahorrará muchos dolores de cabeza.

Como para toda compra que se precie, elige empresas fiables, tradicionales, con marca ecológica y que te ofrezcan máxima garantía, pues la compra de pañales de calidad es una decisión muy importante para la comodidad de tu bebé y tu propia tranquilidad. Recuerda que adquiriendo productos nacionales estás igualmente minimizando los costes de transporte que los productos que vienen desde muy lejos.

Los precios pueden variar muchísimo. Es posible encontrarlos a partir de los 30 euros, hasta pañales de 200, pero seguro que si calculas el número de pañales y de dinero que gastas en un año, compensará totalmente. También los venden en forma de veinte o treinta packs, lo que resulta de gran utilidad.

Además, este tipo de pañales de tela durables se venden en varios colores, incluso con estampados, lo cual hará mucho más estética la apariencia del bebé. Deberás comprar más de uno para tener recambios cuando se ensucien. La mayoría de ellos se lavan fácilmente en lavadora o a mano y se secan enseguida, quedando impolutos después. Aunque, eso sí, no es recomendable el uso de suavizante en el lavado de pañales, especialmente si son de bambú, porque debilita el material y lo hace menos absorbente. Tampoco se recomienda su planchado.

Los pañales de tela lavables: una alternativa ecológica

Pañales desechables, pero ecológicos, la segunda opción

Esta opción resulta perfecta para contribuir con el medio ambiente y dar un bienestar único a tu bebé. La segunda opción, un poco menos recomendada, pero aun así mejor que la compra de pañales al uso, es la compra de pañales Bico que sí son desechables, pero están confeccionados con materiales ecológicos, igualmente con las mismas garantías para el confort. En tiendas Bio y en portales especializados de Internet encontrarás el pack de 40 unidades a partir de los 11 euros.

Los pañales de tela lavables: una alternativa ecológica

¡Apúntate a lo ecológico también en el cuidado del bebé!

Las principales ventajas de los pañales ecológicos son: el ahorro que vamos a notar a la larga, el saber que estamos contaminando mucho menos que con los otros y una mayor protección de la piel del bebé. Igualmente, el contar con pañales lavables no quiere decir que tengamos que poner más lavadoras o cargas con solo dos o tres pañales, otra de las ventajas de comprarlos uni-talla. Si tenemos una gran colección de ellos (como hemos dicho, encontramos packs de colores de 30 ó 40 pañales), podremos poner una lavadora exclusiva de ellos cuando se nos estén acabando o bien integrarlo con otras prendas.