Papel fabricado con piedra
Mediante un poco de yeso, caliza y mármol, mezclado con resina, se puede elaborar papel de piedra. Se trata de un nuevo material bautizado como TerraSkin que puede sustituir al papel, al cartón e, incluso, al plástico.

Para fabricar este papel innovador no es necesario usar ni madera ni agua. Además, el color blanco se logra sin utilizar cloro ni ácidos de ningún tipo. El material resistente conseguido es una combinación de polvo mineral, con un 80% de carbonato cálcico y un 20% de resina no tóxica que actúa como coligante.

Este material se comercializa en Estados Unidos desde 2004. Ahora se ha presentado en Madrid como una alternativa medioambiental al papel elaborado con fibra de celulosa tradicional. En Europa, lo distribuirá la empresa Emana Green.

En resumen, no requiere cortar ningún árbol, no gasta agua ni la contamina, no necesita ser blanqueado con cloro, utiliza un 50% menos de energía para su producción que el convencional y es 100% reciclable (se degrada con una exposición al sol de entre tres a nueve meses). Ha conseguido el certificado plata “Cradle to Cradle”. Cuando se incinera, emite un 50% menos de CO2 que el papel convencional.

Con este material, se puede fabricara papel, pero también bolsas, etiquetas autoadhesivas o cuadernos. A partir de ahora, Europa se puede beneficiar de su uso.

El agua puede ser la gran beneficiada si se usa este tipo de papel. Cada año, la industria papelera y de pulpa de papel libera al aire, al suelo y al agua, 100 millones de kilogramos de contaminación, lo que lleva a la industria papelera a ser la tercera industria más contaminante en Canadá y Estados Unidos. Además, cada año se utilizan tres millones de toneladas de cloro para blanquear la pulpa de madera. Este cloro usado para blanquear el papel es una potente fuente productora de dioxina cancerígena que se emite al aire, al agua, al suelo y a la alimentación.