¿Para qué sirven las banderas azules?
La bandera azul distingue playas y puertos que cumplen con una serie de requisitos ambientales, así como instalaciones apropiadas. Las otorga cada año la Fundación Europea de Educación Ambiental en más de treinta países de Europa, Sudáfrica, Nueva Zelanda, Canadá y el Caribe.

Pero para algunos grupos ecologistas los criterios que se tienen en cuenta para otorgar la preciada (para el sector turístico, al menos) distinción no están muy claros. Por ejemplo, Ecologistas en Acción no puede entender que una playa como la de Fuentebravía consiga una distinción que, teóricamente, reconoce su buen estado desde el punto de vista del medio ambiente. ¿Cómo se consiguen las banderas azules?

Para muchas asociaciones en defensa del medio ambiente, las banderas azules no tienen ninguna credibilidad ecológica. En realidad, son los criterios turísticos los que se evalúan en mayor medida, y no los ecológicos. De hecho, no existen inspecciones para comprobar su estado, pues se basan, en la mayoría de los casos, en la información que remiten los ayuntamientos que gestionan las playas.

En el caso de la playa de Fuentebravía, el informe técnico elaborado por la misma Demarcación de Costas ha corroborado que es una playa muerta, que se mantiene artificialmente en el periodo estival con los aportes de arena que lleva a cabo el ayuntamiento. En dicha playa hay espigones que interrumpen la corriente de deriva e impiden el tránsito de los sedimentos arenosos desde la desembocadura del Guadalquivir, hay edificios y muros en la misma playa, incumpliendo la Ley de Costas, que provocan un aumento de la erosión durante los temporales de invierno. De hecho, algunos de los edificios a pie de playa se encuentran en estado ruinoso con peligro de desprendimiento.

No es la única playa que ha sido extrañamente galardona con una bandera azul. En las playas de El Ancla y La Inmaculada se han destruido los bosques de pinares que formaban parte del paisaje del litoral, la famosa arboleda perdida de Alberti. En la playa de La Muralla no se ha tenido en cuenta que sufre los vertidos insuficientemente depurados de la EDAR Las Galeras, como corroboran año tras año los análisis de la Consejería de Medio Ambiente.

Ecologistas en Acción quiere recordar que estas playas cuentan también con el galardón opuesto a la bandera azul, el de bandera negra, otorgado después de análisis rigurosos de la situación ambiental y urbanística.